Si Fernández lo dice...

Por: Ricardo Roa

A veces el ministro de Justicia queda preso de su propia verborragia. Aníbal Fernández afirmó ayer que el intento de robo a la custodia de Florencia Kirchner fue "un hecho común"

Habría querido decir que no se trató de un asalto intencionalmente dirigido a los guardaespaldas de la hija de la Presidenta, pero le salió "común". O sea, corriente, habitual, conocido. Esto es, inseguridad pura.Y fue justamente eso. En el revoleo de la inseguridad que el Gobierno no logra controlar, es posible que también le toque a la hija de los Kirchner. Como antes les había tocado de cerca al ministro de Economía y a la vicejefa del gobierno porteño. Y mucho más cerca al diputado Jorge Rivas cuando era segundo del jefe del Gabinete: fue atacado y quedó seriamente disminuido.

Si le toca a gente con custodia ¿qué podemos esperar el resto? En el resto hubo dos asesinatos. En Lanús mataron a un remisero de 23 años: le pegaron un tiro en el pecho y lo arrojaron del auto. Y en Avellaneda, y a golpes, a un carpintero.Más que un hecho común es una verdadera truchada el caso de la camioneta usada por los asaltantes de la hija de Kirchner. Su valor es de unos cien mil pesos. La dueña dijo que no tenía plata para mantenerla pero en lugar de venderla quiso hacerla desaparecer para cobrar el seguro.

Todo le salió mal: el reducidor la entregó a los delincuentes. Cuando se enteró por los medios del desastre tuvo que confesar ante la Justicia. Y terminó procesada por tentativa de estafa. Con pruebas que ella misma aportó. Pegado al argumento de que los delincuentes entran por una puerta y salen por la otra, Fernández dijo que uno de los ladrones acababa de ser liberado. Pero el juez aludido lo negó. Está visto que con palabras no se tapa la inseguridad.

Comentá la nota