El feriado patrio de hoy es la gran excusa para que las cuatro fuerzas principales que competirán en las elecciones del 28 de junio midan sus fuerzas en la ciudad de Córdoba, cuyo padrón equivale al 40 por ciento del total provincial, convocando a sus seg

Es el resultado de un estudio de la Fundación Ege con 140 consultas. A futuro, el 87% respondió que mantendrá sin cambios el número de empleados, el 8% que lo reducirá y sólo el 5% que aumentará
El mercado laboral de la región sigue sin poder recuperarse, pese a que las expectativas de demanda laboral entre los empresarios mostraron un leve mejoría en marzo con respecto a lo señalado en febrero.

Lo cierto es que en el relevamiento realizado por la Fundación Ege con 140 hombres de negocios del sur provincial, el 12% admitió haber despedido personal en el mes anterior.

"Al indagar en relación a lo efectivamente ocurrido con el personal empleado en el mes anterior al relevamiento, es decir febrero, casi el 3% del total de empresas consultadas dijo haber aumentado la cantidad de trabajadores, mientras que el 12% afirmó haberlo reducido; esto muestra que la cantidad de firmas que despidió personal es superior a la que había señalado en diciembre que reduciría su plantel de trabajadores al mes siguiente (10%)", explica el informe.

Leve mejora

Pese a que en la práctica los datos son negativos, en las estimaciones de los empresarios hay mejoras. "Las perspectivas de incorporar nuevos trabajadores por parte de los empresarios locales muestra en los primeros meses del año un crecimiento a paso lento pero contundente que intenta recuperar el ritmo habitual tras un conflictivo 2008 que en más de una oportunidad fue escenario de diferentes hechos que generaron una profunda incertidumbre sobre el mercado de trabajo local y regional", dice Ege.

El índice de expectativas de demanda laboral (IEDL) mostró nuevamente un comportamiento en alza, aunque lejos de los registros de igual período del año pasado. La recuperación observada comenzó a ser evidente a partir del mes de diciembre. El IEDL mostró un valor negativo de 0,18 en marzo, siendo éste un mejor resultado que el 0,24 negativo de febrero y que el -0,45 de diciembre.

"Sin embargo, el panorama es completamente diferente si se realiza la comparación interanual del indicador. Marzo de 2008 es el mes donde el IEDL comenzó a exhibir una tendencia negativa que se extendería a lo largo de todo el año pasado tras el máximo experimentado en febrero. El valor en aquel momento para el indicador fue de 1,63, superior en más del 100% al último dato de 2009. De este modo, el ritmo vertiginoso que traían las expectativas de contratación de personal desde noviembre de 2007 se derrumbó abruptamente a fines del primer trimestre de 2008 como consecuencia de la convulsionada coyuntura originada por el conflicto campo-gobierno", señala el estudio.

Tomando las respuestas de los empresarios por rama de actvidad, el futuro no es para todos igual, al menos por lo que se desprende de las diferentes entrevistas.

Contrariamente a lo ocurrido el mes pasado, el sector de la construcción fue el que mostró el resultado más positivo, mientras la industria presentó una variación negativa en las expectativas representada por el valor del indicador, que fue de -0,64; en el sector comercio se ubicó en -0,19, representando esto una caída en las expectativas del 11,6% en relación a febrero último; mientras que en la construcción y los servicios el indicador tomó el valor de 2,00 y 0,2 respectivamente, muy por encima del IEDL que cabe recordar se ubicó en -0,18. "Los resultados sectoriales confirman el deterioro manifestado por el empresariado local desde 2008, y en esta oportunidad fundamentalmente en el comercio y la industria. Es notoria la reversión de la situación en la construcción, donde en febrero el 17% del total de empresas del rubro contempladas en la medición afirmaron tener intenciones de despedir personal en los próximos meses", explica Ege en su estudio.

Tal como ocurre con el IEDL, la comparación de los resultados de marzo con igual mes del año pasado a nivel sectorial refleja un panorama radicalmente opuesto, con excepción del comercio y la construcción. En marzo de 2008 la variación de las expectativas en la industria era positiva del orden de 5,00, lo cual indica una caída del 112%. En el comercio sin embargo se presentaban negativas (-0,39) dando como resultado un aumento de las expectativas del orden del 50,6%; y en los servicios las intenciones de contratar superaban en aquel momento a las perspectivas de despidos, siendo el valor del indicador de 8,00, por lo que la caída interanual fue de casi el 100%. La construcción por su parte no presentaba variación en sus expectativas en marzo del año pasado.

Comentá la nota