Feria americana, una alternativa económica y de moda también

Popularmente se suele decir que en épocas de crisis surge el ingenio.

Así como tras la dura crisis de 2001, se volvió a “viejos sistemas” como el trueque y las ferias, desde hace aproximadamente 2 años en Catamarca. Se abrieron las ferias americanas, tanto en el centro como en los barrios periféricos, en espacios como centros vecinales o casas de familia, exponiendo la mercadería en la vereda, en algunos casos. Algunas son móviles y van rotando por los barrios y otras abren una vez al mes. Además, son un espacio donde se ofrecen prendas de diseño y artesanías.

Luciana Jerez y Carla López, las organizadoras de la feria americana “Pequeño Espacio de Arte”, tienen su lugar en Prado al 400, y está abierto de lunes a viernes de 18.30 a 21.30. Carla contó a EL ANCASTI, que la idea surgió como una nueva opción para que la gente pueda comprar ropa por un precio más barato; remeras por 15 ó 20 pesos. También se abrió la feria con la idea de poder hacer un nuevo emprendimiento que en Catamarca generalmente no se ve y es esporádico.

“Acá, las ferias americanas se hacen una vez por mes o cada 15 días como mucho. Decidimos poner una y que sea constante para que la gente pueda acceder a comprar ropa más barata. Esta feria la abrimos la última semana de diciembre, para Navidad. La idea era solamente abrirla un mes. Nos fue muy bien. En febrero va a haber feria americana y se va a vender ropa nueva y en marzo también habrá”, comentó.

La organizadora explicó que consiguen la ropa a través del trueque, de acuerdo a las prendas que se necesiten. Es decir, la gente trae su ropa usada, pero en buenas condiciones; se hace el trueque y ellos eligen cualquier cosa de acá.

“La gente, al principio, entraba, miraba y el solo hecho de que esté la ropa acomodada y que sólo haya que levantar y buscar, medio que le esquivaba. Eso fue dos días; al tercer día levantaban la ropa y se medían. Tenemos ropa de 15 a 30 pesos. No suben más de eso. Incorporamos también calzados que están de 30 pesos para arriba, tanto de hombre como de mujer”, aseguró.

Según contó Carla, todo comenzó con un proyecto de feria americana, donde se convoca a varias personas –artesanos y vendedores de ropa usada- en un lugar que se llama Miel y Canela. “Una vez cada 15 días se le brinda este espacio. Es una casa de té, funciona los domingos, desde la siesta a la noche para que la gente vaya y venda. Este proyecto viene funcionando desde hace 2 años, en calle Dr. Espeche 2.050, barrio Achachay”, señaló.

Además, recordó que hubo gente que aprovechó lo que se ofreció y compró ropa de invierno. “Tiene que ver el precio de la prenda y la estabilidad del negocio. Se nota que la gente busca nuevos medios para poder abastecerse de ropa, y también para poder elegir. No es tan sólo por la crisis, sino también por una cuestión de que la tendencia o la moda te marcan una forma de vestir en primavera, verano, otoño y en invierno. Por ejemplo: moda 2010/2011. Ahora vemos que traemos ropa de hace muchísimos años, como moderna y como antigua, y hay gente que le gusta volver a usar lo que se usaba antes. Eso también está bueno”, consideró.

En la feria americana hay para todos los gustos:

Las prendas de vestir se pueden conseguir desde $15 hasta $30.

También se pueden conseguir calzados desde $30.

La ropa de diseño y las artesanías son otra opción para comprar.