El fenómeno Pechito López.

El fenómeno Pechito López.
Ganó todas las finales que disputó en las últimas cuatro competencias: tras vencer en dos oportunidades en el TC 2000 y una en el TC, extendió su racha en el TRV6; un caso sensacional.
Las puertas blancas de una de las casas de un barrio cerrado de Córdoba se abrieron y, con una sonrisa, José María López invitaba a pasar. Festejaba su cumpleaños, el número 26, que se efectivizaba a la medianoche. "Esto es lo más lindo. Comer con mi familia, con mis amigos, con la gente que quiero", confesaba Pechito a un grupo muy pequeño de periodistas que cubrían el Rally Mundial y que fueron invitados al festejo.

Ese fin de semana fue el único de los últimos cinco que López no ganó. No porque hubiera perdido, sino porque no corrió en ninguna de las tres categorías que viene dominando a placer. Ese fin de semana analizaba su vuelta al Top Race V6, categoría a la que ayer regresó y logró su primera victoria. Así, extendió una racha por demás positiva en el automovilismo argentino, ya que venía de imponerse de manera ininterrumpida en las últimas dos fechas del Turismo Competición 2000 (en General Roca, Río Negro, y en Oberá, Misiones), y en el Turismo Carretera (su primer triunfo en Termas de Río Hondo, Santiago de Estero).

En medio del bullicio de tanta gente que celebraba el cumpleaños de López, su padre, "Pecho grande", como le dicen en los boxes, abrió una puerta y al bajar una angosta escalera de madera, la habitación, subterránea, se descubría como un gran museo del piloto cordobés. Allí abajo está la historia de Pechito: cascos de la época del karting, cadenas rotas que le frustraron alguna victoria, botellas que guardan el sabor del festejo, buzos de Fernando Alonso (con los que conducía el Renault de Fórmula 1), fotos de momentos imborrables, como los títulos en la Fórmula Renault Italiana y Europea, y recortes de diarios y revistas con la imagen del chico ganador.

Pechito no suele bajar a esa habitación. Orgulloso de su pasado exitoso en el karting nacional e internacional y de su paso por el automovilismo en el Viejo Continente, él sabe íntimamente que aquel sueño por llegar a la máxima categoría se truncó. Cachetazos del destino.

Aquella experiencia solitaria cuando transitaba la adolescencia se transformó en pergamino valioso para regresar a la Argentina, para desandar su propio camino y mostrarse ante su público. Se adaptó de inmediato. A sólo cuatro meses de su debut en el TC 2000, logró su primera victoria (2 de septiembre de 2007 en San Rafael, Mendoza) y, al año siguiente, inscribió su nombre en la selecta lista de campeones de la categoría.

La temporada 2009 muestra a López en la cúspide de su capacidad conductiva, por lo menos en autos con techo. Facilitado por el entrenamiento físico y mental del trabajo en la Fórmula 1 y con monopostos, ahora vive una racha por demás positiva: el 19 de abril ganó con el TC 2000 en General Roca (Río Negro); el 3 de mayo, con el Turismo Carretera, en Termas de Río Hondo (Santiago del Estero); el 10 de mayo, otra vez con el TC 2000, en Oberá (Misiones), y ayer, en el TRV6, en San Juan. "No me considero que esté un escalón por encima del resto de los pilotos. Es sólo una racha. Que yo nunca me imaginé que podía vivir. Vamos a ver cuánto dura", confesó el gran piloto del momento.

Es cierto que cuenta con medios mecánicos de excepción. En el TC 2000, corre para el equipo campeón y, en el TC, se impuso con un Torino, marca que en los últimos días limitaron sus virtudes técnicas (compresión y agregaron lastre). "Puede ser que sea un velocista. Pero aprendí a correr las carreras, con todo lo que eso implica. El Pato [Silva] me enseñó mucho", explicó Pechito.

Pese a las cuatro victorias seguidas, López disfruta de aquellas vivencias que en Europa no conseguía. No eran las victorias en las pistas justamente. El festejo con sus seres queridos es lo que más aprecia. Por ello, ese fin de semana que no corrió, el de su cumpleaños, el único que no registró triunfo alguno para las estadísticas, para él, fue la mejor de las victorias.

La primera vez en el Turismo carretera

El 3 de mayo, en Termas de Río Hondo, López logró su 1a victoria en el TC, y con un Torino. "Esto es especial", confesó

El gran monarca del TC 2000

No lo pueden parar con el Honda: ganó en Gral. Roca y

en Oberá. "Nunca tuve un auto tan contundente", dijo

Comentá la nota