Felipistas descartan al macrismo y el PRO baja a Solá

La fórmula ganadora en las elecciones legislativas en el territorio bonaerense no encuentra el equilibrio y ya se advierte una pronta distancia de los espacios que conforman Unión PRO.
Más allá de las diferencias entre Francisco De Narváez y Felipe Solá, apareció un nuevo ingrediente en la carrera de 2011: la discusión de los peronistas disidentes con el sector macrista.

Esta semana el diputado provincial felipista, Ricardo Giacobbe dijo que "con la elección que su lista hizo en Capital Federal demostró que todavía debe garantizar la gobernabilidad en su territorio. Dejó al descubierto que Macri no controla la Capital, por lo que no está en condiciones de pelear por la presidencia".

De esta manera, la tropa de Felipe desautorizaba una posible candidatura del Jefe del Gobierno porteño de cara al 2011, y también pateaba para un costado, una futura interna entre ambos pre candidatos.

Pero la respuesta del PRO no tardó en llegar. La encargada de bajarle el pulgar a Solá fue la diputada nacional por la Provincia, Gladys González, quien se reporta a Horacio Rodríguez Larreta.

"Felipe es un buen candidato a vicepresidente acompañando en la fórmula presidencial a Macri", sentenció la legisladora, y dejó en claro que "Mauricio es el líder natural del espacio, pues el convocó a Francisco y Felipe para poder ponerse de acuerdo para poder conformar una alternativa superadora".

Para Solá, un escenario de ruptura, a escasas semanas de las elecciones, es una mala señal hacia la sociedad, pero no está dispuesto a pagar de nuevo una factura como la del cierre de listas, donde le dejaron mucha gente afuera.

El peronómetro también aparece en medio de la disputa. "Hay un deseo de tenerlo abrochado a Felipe hasta último momento, porque lo necesitan para tener algo parecido a un peronista en el espacio; no creo que esa pata peronista sea Felipe", dice un ultrafelipista, y remata: "Ellos necesitan a Felipe más que Felipe a ellos. Nosotros estamos mucho más cerca de cualquier peronista que De Narváez y Macri".

El macrismo mira de reojo la relación entre los dos diputados nacionales, y jugará por su lado la carrera presidencial mientras el Pro, como partido, cierra alianzas con otras fuerzas.

Comentá la nota