Felipe Solá llegó a Pilar y fue duro con Zúccaro

Aseguró que el intendente fue el que obligó a los representantes del Club Unión a impedir que el encuentro se realice en ese lugar. «Cuando él me pidió ayuda siempre se la di», atacó el Diputado. Se reunió con referentes de la 1ra. Sección Electoral, en total unos 300 dirigentes.
Accidentada. Así fue la primera visita del ex gobernador Felipe Solá, luego de que rompiera filas con el kirchnerismo y pasara a integrar la alianza opositora que conforman él, el diputado nacional Francisco De Narváez, y el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri.

Es que a último momento los organizadores se vieron obligados a buscar un lugar alternativo para llevar adelante la reunión, ya que el sitio original, el Club Unión, sorpresivamente se habría negado a último momento a dejar que sus instalaciones se vean nutridas de militantes felipistas.

Raro, ya que según Gustavo Trindade, uno de los referentes felipistas, o al menos uno de los hombres que pugnan por serlo, aseguró a Pilar de Todos

que el salón céntrico ya estaba alquilado y hasta aseveró tener el recibo en la mano. O no tan raro, si se tiene en cuenta, como señalan los felipistas locales, que el Unión es dirigido por amigos íntimos del intendente Humberto Zúccaro,

quien, dicen, desde las sombras habría digitado la movida anti Felipe.

Finalmente la reunión, a la que concurrieron unos 300 referentes felipistas de

la 1ra Sección Electora, se llevó a cabo en un salón de fiestas de la calle Uruguay y Moreno.

Pero la supuesta chicana llegó a oídos de Carlos Brown, uno de los armadores

de Solá y al propio ex mandatario provincial y actual diputado nacional.

«Esto era una reunión de trabajo y nada más, por lo que no entendemos que

otros nos quieran poner palos en la rueda, pero tenemos que agradecer al compañero Jorge Herrera (de UATRE) y al resto que rápidamente encontraron

otro lugar», aclaró Brown.

A su turno, Solá tampoco dejó pasar la oportunidad y, en duros términos, directamente apuntó contra el jefe comunal. «Queremos un mundo de gente digna en política, no de héroes. Dignidad que no ha tenido el intendente de Pilar, porque lo conozco hace muchos años y sabe que cuando me pidió ayuda se la di, sin preguntar nada. Nunca jorobé a nadie con la plata, que no era mía, sino del pueblo. Y si había una obra que era prioridad para un municipio también lo era para mí, sin preguntar cómo pensaba ese intendente», disparó Solá en referencia al fallido intento de realizar el acto en el tradicional club Unión.

Críticas

Sin embargo, el grueso del discurso de Solá se dedicó a criticar la ausencia de políticas de acción social, producción y seguridad del gobierno de la nación, a quienes acusó de «extorsionar» a los intendentes para conseguir su apoyo.

«El peronismo está en donde está la gente, y entonces cuando vemos que la Presidenta tiene apenas un 30% de imagen positiva nos damos cuenta que no está con el pueblo. Ellos se arrogan la capacidad de decir quién es traidor y

leal, pero traidor y leal a la billetera. Se arrogan la capacidad de decirle a un pobre chacarero oligarca; hay que ser imbécil para no saber cómo funciona el

interior de nuestra patria », disparó Solá.

«Pero dejemos que se queden con los cuadros y los sellos, ya que ahora manejan el PJ, cuando siempre criticaron el peronismo. Kirchner (Néstor,

actual titular del PJ Nacional) siempre evitó hablar de Perón, lo nombró por

primera vez en la Matanza en un acto de la UOM, porque era inevitable», bramó ante los militantes, que se rompían las manos de tanto aplaudir.

«Lo que venga será peronista, o no será nada», finalizó.

Al finalizar, Solá pidió pensar solamente en las elecciones del 2009, al tiempo de acercar propuestas que solidifiquen el movimiento.

Los pilarenses felipistas

Entre los pilarenses que se dieron a la cita al encuentro con Solá estuvieron el titular de UATRE Jorge Herrera, quien incluso compartió mesa con Solá y fue destacado por Brown por haber conseguido un lugar alternativo al Unión, Gustavo Trindade, y Horacio Catania, ambos ex funcionarios zuccaristas y ahora máximos referentes de la Agrupación Peronismo Pilarense, que luego de su alejamiento de Zúccaro se ha recostado sobre la figura del ex gobernador.

Pero una de las presencias más llamativas, y quizá la que pasó más inadvertida, fue la del ex intendente Sergio Bivort, quien se acomodó al fondo del salón y presenció todo el discurso de Solá, sonriente y con los brazos cruzados. ¿Estará analizando Bivort su vuelta a la política?

Comentá la nota