Felipe Solá: "Con amenazas no asustan a nadie"

Felipe Solá:
El diputado afirmó que el Gobierno piensa en la estatización del comercio de granos como “un arma contra los productores”.
El diputado peronista disidente Felipe Solá advirtió hoy al Gobierno que "con amenazas no asustan a nadie", al cuestionar la eventual estatización del comercio de granos, y sostuvo que "más del 90 por ciento de los chacareros han vendido todo lo que podían" de la última cosecha de soja.

Además, sobre la posibilidad de que se recree un ente similar a la Junta Nacional de Granos, dijo que "ese organismo tenía prestigio y era mixto, con participación de los productores", mientras que en el supuesto proyecto oficial "no se está pensando en eso de ninguna manera".

"Están pensando en un arma no a favor del productor, sino en contra del productor, porque dicen que al ex presidente (Néstor Kirchner) lo pone muy mal que haya seis millones de toneladas que dicen que están de la soja 2008, que todavía no se han vendido dentro de las 44 (millones) que cosecharon", manifestó Solá.

Según reveló Critica de la Argentina en la edición del domingo pasado, Kirchner ordenó sacar fotos satelitales para determinar el cuántas toneladas de granos hay en los silos bolsa. Los técnicos le dijeron que eran 9 millones. Néstor explotó cuando se enteró. "A esta altura, después de un año, ya con amenazas no asustan a nadie, esto es demasiado serio como para manejarlo con una amenaza", expresó Sola.

Además, indicó que "más del 90 por ciento de los chacareros han vendido todo lo que podían" de la cosecha de soja 2008 y lo que queda "no está en manos de los productores, está en manos de muy pocos productores, muy grandes, que eligen cuándo venderla, quieren obligarlos a vender y hacen esto".

En diálogo con radio La Red, cuestionó que el que Gobierno "no resuelve" la puja con el campo y "lo plantea como un conflicto con la oposición, cuando es un conflicto con el interior productivo del país que está absolutamente castigado, de una manera terrible".

Recordó que la Junta Nacional de Granos, liquidada por el gobierno menemista en 1991, "tuvo mucho prestigio, en su directorio estaban los representantes de los productores, y tenía como misión básica defender a los productores, en un mundo en que había muchos compradores que eran estatales".

Comentá la nota