Con Felipe no, eh.

El Leinster recibía al Connacht, la sorpresa de la Celta, que había bajado al líder. Le ganó 26-18.
En nueve fechas, el Connacht irlandés sólo cosechó 12 puntos, producto de tres victorias, para ser último de diez equipos en la Liga Celta, competición que agrupa a combinados de Irlanda (cuatro), Gales (otros cuatro) y Escocia (dos). ¡Pero qué tres victorias! El 19 de septiembre venció 15-8 al Glasgow, hoy cuarto en la tabla; el 5 de octubre dio el sartenazo ante el Leinster (19-18), tercero, y el domingo último pegó la gran sorpresa al derrotar 12-6 al Munster (no le ganaba desde el 86), el puntero. Ayer, por la novena fecha, se topaba nuevamente con el Leinster, defensor del título, pero de visitante. Y si bien dio pelea y estuvo arriba a falta de 12 minutos (18-14), el equipo de Felipe Contepomi mostró sus credenciales y lo dio vuelta con dos tries y una conversión. Así, pasó el susto para el local, que subió al tercer lugar, con 25 puntos. Tiene dos menos que el Munster (hoy recibe al Ulster, octavo con 16), y tres menos que el Ospreys, que en duelo de galeses le ganó 16-12, de visitante, a Cardiff, noveno.

Después del 5-0 para el local (try de Trevor Hogan luego de una cortada de Felipe), se dio un duelo clave de pateadores. Contepomi embocó tres penales (16, 23 y 30'), mientras que Ian Keatley -le había metido los 12 al Munster-, un ex Leinster, anotó cuatro (8, 18, 21 y 26') y erró uno (41'). Así, el parcial quedó 14-12 para el campeón.

Hasta los 64', el marcador se movió con dos penales de Keatley (falló otro), que puso a Connacht al alcance de otra hazaña: 18-14. Sin embargo, el Leinster zafó sobre el final porque se adelantó con una gran racha que duró sólo tres picantes minutos: primero hubo un try de Rob Kearney (68') y liquidó con el de Luke Fitzgerald (71') más la conversión del capitán de Los Pumas, que había marrado las dos anteriores y terminó con 11 tantos (4/6).

Comentá la nota