Felipe, jefe de los disidentes

Felipe, jefe de los disidentes
Después de meses de cruces, el ex gobernador y su socio De Narváez acordaron compartir el mismo espacio en Diputados. Con 30 legisladores, serán la tercera fuerza.
Hubo fumata blanca en el PJ disidente. Después de idas y vueltas, se definió que Felipe Solá presidirá el bloque del Peronismo Federal, un espacio antikirchnerista que enrolará, a partir del 10 de diciembre, a 30 legisladores. Será la tercera fuerza de la Cámara baja, luego del oficialismo y la UCR.

En un local céntrico, se congregaron a las diez de la mañana delegados de diez provincias que responden a referentes del peronismo no alineado con Néstor Kirchner, como el santafesino Carlos Reutemann, el ex gobernador de Entre Ríos, Jorge Busti, el misionero Ramón Puerta, los hermanos Rodríguez Saá y el salteño Juan Carlos Romero. El primer paso del encuentro fue elegir y respaldar a Solá como presidente del bloque. "Fue por unanimidad", sostuvieron cerca del ex gobernador.

Durante la tarde circuló una versión sobre supuestos roces entre Solá y su socio en las últimas elecciones, el diputado Francisco de Narváez. ¿La razón? Se especuló con una ruptura del bloque por la posición dominante que había logrado el flamante jefe. "Es mentira. Siempre se barajó que sería así. Francisco tiene más influencia en la Legislatura porque quiere ser gobernador de Buenos Aires. Y se acordó que Felipe tendría una construcción nacional", dijo a este diario un allegado al empresario.

Este arreglo entre la dupla que derrotó a Kirchner el 28 de junio tuvo su primer capítulo anteayer, cuando dos hombres de De Narváez fueron ungidos para dirigir los bloques de Unión PRO en la Legislatura bonaerense: Ramiro Gutiérrez y Alfredo Meckievi.

Dentro del Peronismo Federal cuentan una tropa de 30 diputados. Los distritos que más aportan son Buenos Aires (10), Santa Fe (6) y San Luis (5). En la reunión de ayer se resolvió que la vicepresidenta primera del bloque será Celia Arena, una santafesina de 44 años que fue secretaria de Reutemann, y el vice segundo César Albrisi, un cordobés que integra la bancada del Frejuli, que reporta a Rodríguez Saá. Los otros cargos recayeron en el mendocino Enrique Thomas –secretaría parlamentaria– y la salteña Beatriz Daher, que será la secretaria administrativa.

Durante el encuentro le cedieron a De Narváez la posibilidad de proponer al candidato para la vicepresidencia segunda de la Cámara. Sus delegados, Gustavo Ferrari y Alfredo Atanasof, informaron que su líder no quería ocupar ese cargo y postuló a Atanasof, ex jefe de Gabinete de Eduardo Duhalde. Afuera de la bancada que capitaneará Solá quedaron otros peronistas distanciados de la Casa Rosada que prometieron sumar voluntades al proyecto anti-K. En esta línea están el salteño Marcelo López Arias, la hasta hace una semana miembro del Frente para la Victoria Graciela Camaño, y los chubutenses que responden al gobernador Mario Das Neves. Con ellos y el resto de la oposición, Solá busca unificar una postura dura para negociar con el kirchnerismo la integración de las nuevas comisiones parlamentarias, clave para el nuevo Congreso. De eso también discutieron en la reunión de ayer, que se extendió hasta las cinco, y en la que circularon pizzas y gaseosas.

Sigue la guerra por las comisiones

No le está resultando sencillo a la oposición cerrar filas detrás de un plan que finalmente obligue al kirchnerismo a ceder la mayoría en las comisiones parlamentarias después del recambio legislativo, como lo establece el reglamento del cuerpo. Ayer, hubo otra reunión en el despacho del diputado radical Pedro Morini a la que asistieron referentes de Unión PRO, la Coalición Cívica, el PJ disiente y de la centroizquierda. Hasta ahora, acordaron que delinearán una propuesta conjunta sobre la composición de las comisiones (reclaman 60 por ciento para ellos) y pedirán las vicepresidencias primera, segunda y tercera de la Cámara baja. Ese documento, que podría cosechar la firma de 134 legisladores, será entregado al oficialismo para lograr un acuerdo político. De no haber consenso, será tratado en el recinto.

Comentá la nota