Felipe ahora dice que no es

Felipe ahora dice que no es
Después de haber protagonizado un acto en Luján, sin la presencia de sus socios De Narváez y Macri, el ex gobernador dijo que no se largó como candidato a presidente, sino que se lo pidieron y él no contestó. Tormenta en Unión-PRO.
"Yo no me largué como candidato a presidente. Me lo pidieron, pero yo no les contesté, es muy temprano", aclaró ayer Felipe Solá, en un intento por restarle importancia al acto que encabezó el sábado pasado en Luján. Lo cierto es que el tema de las candidaturas arrastra más de un conflicto en el inestable armado de Unión-PRO, que el ex gobernador bonaerense comparte con el jefe de Gobierno porteño, Mauricio Macri, y el diputado electo Francisco de Narváez. Por eso Solá desmintió que aquel encuentro se tratara de su lanzamiento, aunque sostuvo que mantiene "la aspiración".

Desde el macrismo le recriminaron que "no es momento de hablar de 2011" y retrucaron que si así fuese "indudablemente el mejor candidato presidencial es Macri". De Narváez tampoco se quedó callado y acotó que "los anuncios de candidaturas son prematuros y anticipados".

Fue otro fin de semana convulsionado para el trío opositor que logró vencer electoralmente al kirchnerismo en su bastión más importante. En el acto organizado por Solá sólo estuvieron los "felipistas" y no hubo presencia de ninguno de sus socios, ni tampoco de dirigentes del duhaldismo. A pesar del triunfo compartido y la liturgia peronista, el sábado De Narváez sólo le mandó una carta de adhesión y Macri, ni eso. Toda una señal de la conflictiva relación que tienen los líderes del espacio.

Al día siguiente salió publicada una declaración de De Narváez que no pasó inadvertida para ningún dirigente de Unión-PRO: "Puedo ser candidato a presidente", afirmó De Narváez en un matutino, marcando que si bien su intención es la gobernación provincial, podría convertirse en el tercero en disputar la candidatura, más allá de las limitaciones que marca la Constitución por tratarse de un colombiano nacionalizado argentino.

En ese contexto, Solá argumentó ayer que su eventual postulación se la propuso un grupo de allegados de su línea política: "Me halaga mucho. Es lógico que digan ‘queremos que vaya para adelante’, pero eso no quiere decir que yo voy a estar desde ahora como candidato. Me parece que no es el momento", indicó el ex gobernador y agregó que "son momentos de trabajar mucho, de que la oposición tenga en el Parlamento una unidad". El diputado reveló que su objetivo es unir al peronismo no kirchnerista pero sin ponerse en "condición de jefatura". Según Solá, las encuestas lo ubican cuarto, detrás del vicepresidente Julio Cobos, Macri y el senador del PJ santafesino Carlos Reutemann.

Después de soltar la bomba de su derecho a presentarse, De Narváez pateó la discusión para más adelante. "Lo que nosotros tenemos que hacer en Unión-PRO es respetar el mandato del 28 de junio y falta mucho para las elecciones de 2011", dijo. Más allá de que el empresario puede torcer la balanza hacia Solá o hacia Macri, se mantuvo cauto al cuestionar a su compañero de lista. "En todo caso, conversaremos con Felipe en su momento qué motivó esta decisión. Lo que he conversado con él es la vocación de construir en conjunto con Mauricio, él y yo, y con Gabriela (Michetti), es una fuerza que ganó la Capital Federal, la provincia de Buenos Aires, que tiene aspiraciones de gobernar bien la República, las provincias, y esto es lo que estamos construyendo. Las candidaturas vendrán más adelante", concluyó.

El diputado provincial Jorge Macri salió a defender los intereses de la familia y adelantó que su candidato a presidente es su primo Mauricio. De todas maneras, postergó la discusión hasta "fines de 2010 y no antes". Para el legislador, el jefe de Gobierno "hace lo que tiene que hacer, que es estar centrado en la gestión de la ciudad y está bien que él relativice el tema porque falta mucho para 2011". El vicepresidente de la Comisión de Agricultura, Gastón Gribaudo, también salió a remarcar las chances del líder de PRO: "Es un candidato natural y tarde o temprano va a ser presidente. Después veremos quién llega", afirmó Gribaudo, dirigente de PRO bonaerense y primo de Felipe.

Comentá la nota