Feldman dijo que será difícil afrontar las deudas

En lo que hace a la posesión de cualidades dialécticas, Adrián Feldman integra un grupo selecto y minoritario dentro del Concejo Deliberante.
Pero si hay un punto donde el ex presidente del cuerpo parlamentario se destaca por lejos es en la capacidad de establecer comparaciones, representaciones entre las cuestiones netamente políticas que se tratan en el recinto y diversas vicisitudes de la vida humana. Tales semejanzas resultan, cuanto menos, curiosas en muchos casos.

La última afirmación con esas características en su contenido fue expresada en las últimas horas, al afirmar que para la apremiante situación financiera que vive la Municipalidad de Junín, el efecto de la moratoria aprobada el martes será lo mismo que intentar curar un derrame cerebral con una aspirina.

El ex secretario de Gobierno de Mario Meoni puso su voto favorable al plan de regularización tributaria y pronunció argumentos para expedirse en ese sentido, pero en el mismo razonamiento consideró que el nuevo régimen para morosos está lejos de ser la salvación a la penuria de billetes que invade a las arcas de la comuna.

Feldman afirmó que "así como aprobamos esta moratoria para llegar a un aumento salarial merecidísimo de nuestros trabajadores, deseamos que tenga éxito para que el Departamento Ejecutivo pueda cumplimentar con ese incremento e implementar ese porcentaje repartido 12,5 y 12,5 para agua y cordón cuneta", instituido mediante la norma aprobada antes de ayer.

Segundos después, y diciéndose muy preocupado por la situación financiera del municipio, Feldman sostuvo que el flamante programa para deudores "va a ser una aspirina en un paciente con derrame cerebral".

"Esperemos que me equivoque y que se pueda disponer de los recursos monetarios para el bien de la ciudadanía", continuó.

Sin apartarse del tema, el concejal que en la actualidad integra un interbloque con Magdalena Ricchini (componen la Coalición Cívica-Reencuentro con Junín) se sumó a las críticas hacia el Intendente por haber puesto en manos del Concejo la salarial al personal, un asunto que para todos debió ser previsto con el armado del presupuesto 2009, en octubre pasado.

Comentá la nota