Feed Lots: Bonifatti los quiere gorditos pero ordenados

A partir del profundo cambio ocurrido en la producción agropecuaria de nuestro país en los últimos tiempos, las autoridades se han visto obligadas a actualizar o directamente crear normas que regulen determinadas actividades de dicho sector.
Tal es el caso puntual que abordó el concejal de Acción Marplatense (AM), Santiago Bonifatti, respecto del engorde a corral de vacunos, un sistema productivo que se afianza en nuestra región.

En tal sentido, el edil presentó un proyecto de ordenanza que tiene como objetivo regular tal actividad, conocida vulgarmente como feed lot, en el ámbito de General Pueyrredon.

Así, Bonifatti señaló que "los establecimientos de engorde a corral -debido a la modificación de las fronteras agrícolas y cambios y tendencias en las técnicas de la producción agropecuaria- han proliferado en la región. Asimismo, se trata de un rubro fomentado desde el Estado Nacional, a través de la entrega de subsidios y planes de desarrollo por la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (ONCAA)".

"En la mayoría de los casos –puntualizó-, los productores argentinos utilizan la terminación a corral como un complemento ideal para aumentar las cargas o receptividades de sus campos, utilizando las pasturas para criar y recriar la hacienda, añadiendo los últimos kilos con granos, consiguiendo así terminaciones uniformes y de calidad, sumamente valoradas en el mercado de nuestros días".

En tal sentido, Bonifatti recordó que se trata de una tecnología de producción de carne en donde los animales permanecen en corrales, bajo un estricto control sanitario y nutricional, recibiendo dietas de alta concentración energética (generalmente basadas en granos de maíz) y alta digestibilidad. De esta manera, también se le da valor agregado a dicho cereal, convirtiendo proteína vegetal en proteína animal, de mayor valor biológico.

Esta práctica busca que la alimentación sea sumamente ajustada para producir la mayor cantidad de carne en el menor tiempo y al menor costo posible -maximizando la ganancia diaria-, hasta lograr un peso vivo determinado con el tenor de grasa que demanda el mercado. Es entonces cuando el ganado engordado se encuentra listo para ser enviado a faena.

"Creemos que es imprescindible regular esta actividad, a los efectos de preservar los recursos naturales, como así también las relaciones de vecindad con las personas que viven cerca de dichos emprendimientos", agregó el concejal.

"Especialmente –subrayó-, porque según la información suministrada por productores de la zona, estamos en una región que en principio, no sería apta para grandes feed lots, debido, en parte, a la alta humedad ambiental. Por eso, la presente ordenanza apunta a regular la actividad de los medianos y pequeños emprendimientos de esta naturaleza".

Por lo tanto el proyecto de Ordenanza contempla la creación del Registro Municipal de Feed Lots, donde deberán inscribirse todos los establecimientos comprendidos en la presente resolución, que estará a cargo de la Secretaria de Desarrollo Productivo, Asuntos Agrarios y Marítimos y Relaciones Económicas Internacionales.

Se consideran feed lots los que cuenten con más de 250 (doscientos cincuenta) animales por hectárea y se permitirá funcionar complejos que tengan un máximo de 400 (cuatrocientos) animales por la unidad de superficie citada.

Se prohibe la instalación de feed lots con una carga anual superior a los 2.400 (dos mil cuatrocientos) animales y la zona de emplazamiento permitida se ajustará a la siguiente disposición:

a) Solo podrán instalarse en el área denominado Rural Extensivo e Intensivo, y Area Rural Batán (conforme Ordenanza 5295), con las siguientes limitaciones:

En el área rural Intensiva, Los establecimientos no podrán situarse a:

1) menos de 1.000 (mil) metros de establecimientos educativos, centros de salud u otros sitios de concentración de personas preexistentes,

2) menos de 1.000 (mil) metros de cursos o espejos de agua,

3) menos de 1.000 (mil) metros de las rutas, nacionales o provinciales;

4) No se podrán autorizar establecimientos con más de 1 animal cada 100 (cien) metros cuadrados y no superar la cantidad total de 200 (doscientos) animales por predio y por ciclo de engorde.

b) Para ambos casos, los predios no podrán ser menores a 5 hectáreas y deberán contar con barrera forestal ubicada en contraposición a los vientos. La distancia mínima entre un feed lot y otro será de 4000 (cuatro mil) metros.

Asimismo, deberán presentar un estudio de Evaluación de Impacto Ambiental (E.I.A), de acuerdo con la ley 11.723 Integral de Medio Ambiente, realizado en sintonía con la Guía de Contenidos Mínimos requeridos que se detallan en el Anexo I que se adjunta; designar un médico veterinario responsable del plan sanitario, del tipo de medicamentos a aplicar y del tipo de alimentos a suministrar, los que contarán con la aprobación de SENASA en todos los casos.

Los corrales y la planta de acopio de alimentos o de procesamiento de los mismos deberán situarse a no menos de 500 (quinientos) metros del alambrado perimetral que linda con los vecinos y contará con instalaciones adecuadas para el manejo sanitario de los animales (manga, cepo, corrales de recepción, etcétera).

Finalmente, la Inspección Municipal podrá disponer la clausura preventiva del establecimiento, aún cuando disponga de la respectiva habilitación, si se comprueban deficiencias en su funcionamiento capaces de poner en grave peligro la salud y/o seguridad de la población. Las infracciones al presente ordenamiento serán sancionadas de acuerdo con las penalidades establecidas en el Régimen Municipal de Faltas.

Comentá la nota