Federer busca igualar a Sampras con el título que nunca pudo ganar-

Federer busca igualar a Sampras con el título que nunca pudo ganar-
Desde las 10, el suizo intentará obtener el único Grand Slam que le falta; del otro lado, Soderling, el verdugo de Nadal, va por otro impacto histórico.
Años recorriendo el mundo mientras se solidificaba su estatura de leyenda, ganando aplausos, fama, premios y dinero, y el camino, en algún instante, termina desembocando en un momento que redefine todo, o al menos muchas cosas. La figura de Roger Federer viene rondando desde hace mucho el status de mejor jugador de todas las épocas; con el tiempo, los parámetros para medirlo, obviamente subjetivos, fueron decantando hacia uno en particular: lo sería si alguna vez ganaba el abierto francés. Como el US Open con Björn Borg o este mismo torneo con Jimmy Connors o Pete Sampras, Roland Garros empezó a figurársele como el talón de Aquiles, el objeto del deseo inalcanzable. En la raqueta y en la invulnerable mentalidad ganadora de Rafael Nadal, el destino le corporizó ese límite durante cuatro años consecutivos.

Aquí, abruptamente y sin aviso, se lo sacó hace una semana. No lo esperaban Federer ni nadie. En el deporte, las circunstancias históricas tienen algo de caprichoso y algo de real; lo cierto es que entre esa puerta abierta y la memoria de los últimos cuatro años, los días que pasaron desde aquel domingo fatal del español sólo sirvieron para echar más leña en el escenario de hoy. A partir de que fue consciente de que su mayor enemigo ya no estaba del otro lado del cuadro, Federer ya no jugó simples partidos: eran escalones hacia el objetivo más trascendente y deseado para él en los últimos años. El más reciente lo hizo pasar por peligros tremendos y se llamó Juan Martín del Potro. Hoy, desde las 10 de nuestro país, en una mesa que en varios sentidos estará tendida especialmente para él, abordará el último hacia el gran título que todavía no conoció.

La prueba final, como en otro antojo de toda esta historia, consistirá en superar el listón con el que Nadal no pudo. De alguna manera, Robin Soderling merecía un lugar para hoy desde aquella hazaña. Contra una corriente convencida de que eso era todo para él, empezó a completar el trabajo con nuevas actuaciones asombrosas. Primero despachó a Nikolay Davydenko con un despliegue de recursos y una soltura asombrosas; después aprobó una prueba de carácter mayúscula en un partido agobiante contra Fernando González. Para él todo es nuevo -jamás había ido más allá de la tercera rueda de un torneo de Grand Slam, y apenas tiene 3 títulos contras los 58 de Federer -, pero de a poco se volvió un digno continuador de la vieja tradición sueca.

Borg estuvo aquí para ofrecerle su apoyo moral y, de paso, agradecerle el favor de no haber dejado que Nadal quebrara su registro de cuatro títulos en serie. Ayer, lógicamente rodeado por el séquito de seguridad que jamás deja sola a ninguna figura si sale del área de jugadores, caminaba con la espontaneidad de siempre por la zona de periodistas. En cambio, Federer prefería intimidad y aislamiento: cuando la lluvia se lo permitió, le pegó a la pelota en la cancha número 2, en la que estaba prohibido entrar a curiosear.

En las condiciones conocidas, imaginar una derrota de Federer contra un rival tanto menos ilustre no sería razonable, pero en las que planteó este Roland Garros tan propenso a los campanazos, conviene no dejar de lado ningún detalle. Por ejemplo, el climático: para hoy se espera lluvia antes del partido y un ambiente húmedo que lentificaría la cancha; supuesta desventaja para el gran campeón. O el del otro ambiente: un público que tomó el reto del suizo como propio y se volcó de su lado con un ardor llamativo; indudable provecho para Federer. O una supuesta desventaja física del sueco de la que advirtió Guillermo Vilas, que habló de un problema en una pierna. Pequeñas historias para la gran historia que terminará de escribirse esta tarde.

* Roger domina ampliamente al sueco: 9 a 0

Entre las notorias distancias entre Federer y Soderling, una de las más marcadas está en el historial, que el suizo domina por 9-0; dentro de esa marca, Soderling sólo le ganó un set en el césped de Halle, en 2005. El de hoy será el tercer match entre ambos sobre polvo de ladrillo.

13

títulos

de Grand Slam acumula Federer; si hoy triunfa, igualará a Pete Sampras, el mayor ganador de majors de la historia

4

finales

con la de hoy, habrá jugado el suizo en París; si pierde, se convertirá en el tenista que más veces cayó en el encuentro decisivo de Roland Garros

5

elegidos

los que ganaron los 4 Grand Slam: Don Budge, Fred Perry, Roy Emerson, Rod Laver y Andre Agassi

El regreso a casa

Juan Martín del Potro ya está de regreso en la Argentina, tras caer ante Federer en la semifinal de Roland Garros; el número 5 del ranking fue recibido por sus allegados en el aeropuerto de Ezeiza

Comentá la nota