La Federación de Municipales apoya el reclamo de Tandil para "no permitir ningún ajuste"

"No estamos dispuestos a permitir ningún ajuste que perjudique nuestros magros ingresos; deberán apelar a la creatividad política que utilizaron en las campañas para arribar a un equilibrio consensuado de ambas partes", expresó la Federación que integra Roberto Martínez Lastra.
Un nuevo actor sumó la escalada de cruces entre el Sindicato de Trabajadores Municipales de Tandil y el gobierno de Miguel Lunghi, como cierre de una semana marcada por la puja salarial y los ajustes que comenzó a realizar el oficialismo tandilense desde la administración comunal.

En un duro documento que tiene como destinatarios al gobernador Daniel Scioli y a los intendentes de los 134 distritos bonaerenses, la Federación de Sindicatos de Trabajadores Municipales de la Provincia de Buenos Aires –que integra Roberto Martínez Lastra- rechazó la posibilidad de reducción de horarios, pagos desdoblados y eventuales despidos, medidas que ya fueron anunciadas desde esta ciudad por los principales funcionarios gubernamentales.

"No seremos la variable de ajuste financiero generada por la crisis, la imprevisión e ineficacia de gestión de las cuales de ninguna manera somos responsables" expresaron desde la entidad sindical.

En el escrito, firmado por los secretarios general (interino) y adjunto de la Federación, Oscar Tomás Ruggiero y Miguel Pedelhez, respectivamente, se señaló que "somos el único sector del campo del trabajo al que ya no se le puede pedir más paciencia".

De esta manera, la Federación salió al cruce de recientes declaraciones de funcionarios bonaerenses, entre ellos el ministro de Economía provincial, Alejandro Arlía, quien anticipó que se venía un segundo semestre "complicado" en materia de finanzas.

A esto se le añade las situaciones existentes en varios municipios como Tandil, donde ya se reducen las cargas horarias y se podría pagar el sueldo en forma desdoblada.

"No estamos dispuestos a permitir ningún ajuste que perjudique nuestros magros ingresos; deberán apelar a la creatividad política que utilizaron en las campañas para arribar a un equilibrio consensuado de ambas partes", expresó la Federación.

Entre otros reclamos, señalaron que "no existen las paritarias nacionales, no existe la provincial, no nos comprende el Salario Mínimo, Vital y Móvil; no somos estatales para equiparar porcentajes de aumento salariales, ni provinciales para la devolución de 3 por ciento de la antigüedad que nos arrebataron con la Ley 11.757".

Además, denunciaron "sistemas de trabajo como son los contratos basura, mensualizados, destajistas, horas cátedra y becarios que llenan las municipalidades, careciendo de estabilidad, que es lo más importante en el marco de las relaciones laborales, y por último, esta nueva figura paralela de empleo que son las cooperativas, con cuyos trabajadores no tenemos ninguna objeción que hacer, pero sí con el sistema que no lo dignifica ni incluye en el mercado laboral, ya que se especula con la necesidad imperiosa que tienen de un trabajo".

Para cerrar, aseguraron que "definitivamente no estamos dispuestos a permitir que se intente considerar a los trabajadores municipales de la Provincia de Buenos Aires, ni del país, como una variable de ajuste de una situación financiera generada por la crisis, la imprevisión e ineficacia de gestión de las cuales de ninguna manera somos responsables".*

Comentá la nota