La Federación de Industrias Frigoríficas advirtió sobre una restricción al abastecimiento

La Federación de Industrias Frigoríficas advirtió sobre una restricción al abastecimiento
La sequía sumada a la crisis internacional son los principales factores que afectan a la industria, que afronta un año incierto y donde peligran varios puestos de trabajo.
La Federación de Industrias Frigoríficas Regionales Argentinas (FIFRA) alertó hoy que se restringirá "el abastecimiento" de carne a causa de la sequía que afecta a varias regiones ganaderas, lo que derivaría en una suba de precios ante la menor oferta. Al mismo tiempo, el titular de la entidad, Daniel Urcía, advirtió que "peligra el mantenimiento del empleo" en el sector por el impacto de la sequía y de la crisis financiera internacional sobre la actividad.

Urcía evaluó que "el comienzo de año no ha sido fácil para la industria de la carne, y se delinea un panorama de incertidumbre para 2009". A través de un comunicado, el dirigente dijo que "la oferta disponible para faena disminuirá y afectará a una industria que aporta trabajo y genera divisas para el país".

Según las cifras de FIFRA, la sequía "afectó a 80 por ciento de los campos ganaderos de Argentina", lo que "tendrá un fuerte impacto sobre la cadena de la carne, desde el productor hasta la industria". Frente a este panorama, Urcía destacó que es "primordial el sostenimiento de la industria de la carne, con toda la actividad que desparrama sobre pueblos y ciudades".

Al respecto, recordó que el Ministerio de Trabajo prometió "ayudar con subsidios a aquellos trabajadores e industrias más afectados". Sin embargo, remarcó que "pese al esfuerzo realizado, hoy peligra el mantenimiento del empleo y la subsistencia de algunas industrias".

"La crisis internacional afectó también al mercado de cueros" señaló, al explicar que este sector "se encuentra hoy con categorías de cueros que tienen valor cero, y que generan fuertes pérdidas con los gastos adicionales que generan la conservación o los semiprocesos".

"El mercado interno de cueros absorbía 20 por ciento de la producción total de cueros vacunos procesados, al menos hasta que se desencadenó la crisis internacional. Hoy, el mercado no existe y la situación se agrava", aseguró.

A esta coyuntura, se suma el impacto de la sequía. Urcía estimó que "Santa Fe podría perder 1 millón de cabezas de ganado, y los cálculos por lucro cesante en el resto se torna ciertamente incalculable". Lo mismo se prevé que ocurrirá en las áreas donde la ganadería fue desplazada oportunamente por el "efecto soja": Chaco, Corrientes y parte de Córdoba también sufrieron problemas climáticos que tendrán alto impacto sobre el stock", según un informe de FIFRA.

Al respecto, la entidad puntualizó que "los cordobeses admiten un recorte de 500.000 cabezas", y añadió que "La Pampa habría perdido alrededor de 350.000 animales". "Los animales que superaron los embates de la seca tienen entre 60 y 70 kilos menos del peso habitual para esta época del año", graficó.

Comentá la nota