Federación Económica reclama un acuerdo a Jaque para superar crisis

Adolfo Trípodi, titular de la FEM, sostuvo hoy que "el tema central hoy es cómo se puede hacer un esfuerzo conjunto entre la empresa y el Estado para preservar el empleo. No escapa a nadie que este sistema de crisis internacional nos afectará de una u otra manera".
La Federación Económica de Mendoza (FEM) anticipó hoy que pueden presentarse problemas en sectores como la construcción o el olivícola por la crisis financiera internacional, por lo que recomendó la firma de un pacto social entre el empresariado mendocino y el gobierno para evitar despidos.

Adolfo Trípodi, titular de la FEM, sostuvo hoy que "el tema central hoy es cómo se puede hacer un esfuerzo conjunto entre la empresa y el Estado para preservar el empleo. No escapa a nadie que este sistema de crisis internacional nos afectará de una u otra manera".

"Lo que a nosotros nos preocupa como empresarios pequeños y medianos es ver cómo le damos una solución a la preservación del empleo porque si esto termina en despidos masivos es una espiral negativa que se retroalimenta y puede ser grave", añadió el dirigente.

Dijo por otra parte, en hay sectores como el del comercio minorista donde todavía los efectos de la crisis no se hacen sentir, pero que hay otros eslabones de la cadena económica, fundamentalmente relacionados con las exportaciones, que sí se verán resentidos.

"En el sector del comercio minorista no se aprecia todavía la verdadera magnitud de la crisis. Los que sí están afectados son aquellos sectores vinculados a la exportación. Las dificultades de Brasil nos pega muy fuerte porque es el destino del 30 por ciento de las exportaciones argentinas", aseguró Trípodi.

Para el empresario "en principio el sector más afectado es el de la construcción, porque es más dinámico, tiene un sistema de trabajo especial distinto al resto de las actividades. La construcción puede despedir gente sin tener que hacerle frente al pago de costosas indemnizaciones", manifestó.

Al mismo tiempo, indicó que la olivicultura sería otro de los ámbitos más afectados porque la mayoría de sus mercados extranjeros se circunscriben a Brasil y Estados Unidos.

Al respecto Juan Carlos García Zuloaga, integrante de la FEM, señaló que "en el sector olivícola estamos con rentabilidad negativa, antes de la crisis. Si a eso le sumamos que las exportaciones argentinas tienen como destino fundamental Brasil y Estados Unidos, se complica mucho más el panorama".

"En el norte muchas fábricas importantes de aceite de oliva suspendieron personal. No estamos lejos de que empiecen a haber despidos. Al final de la cadena repercute en el productor y empiezan los despidos en el agro, o la falta de contratación", sostuvo.

"Si bien entre nosotros no admitimos que hay despidos, lo notamos en la cadena porque en la entrega de aceitunas en fresco a las fábricas se pagan con valores. En estos últimos dos meses esos valores se fueron corriendo frente a esta crisis, evidentemente ya está y se refleja en la suspensión de algunos pedidos". Zuloaga finalizó señalando que "la proyección para el año 2009 es realmente negativa".

Comentá la nota