La Federación Económica plantea "el salvajismo" de la presión de la AFIP

El secretario general de la Federación Agraria, Rodolfo Opat, criticó duramente ayer los operativos que está realizando la AFIP en el Chaco para apremiar a empresarios que por la crisis comenzaron a incumplir sus obligaciones impositivas. "La AFIP sigue cazando en el zoológico en lugar de ampliar la base tributaria", dijo el dirigente de la Fechaco.
En ese sentido, cuestionó que la política recaudadora nacional no hace distingos entre los contribuyentes de las regiones más ricas del país y los que subsisten en la zona más pobre de la Argentina, así como el hecho de que se presione a quienes regularmente pagan sus impuestos y no a los grandes evasores.

Documento con ecos

El dirigente también se refirió a la reunión mantenida con el gobernador Jorge Capitanich, la primera de la Fechaco luego de la dura declaración difundida, que descargó críticas sobre la clase dirigente de la provincia y la responsabilizó por la situación de atraso del Chaco.

Opat, en declaraciones a FM Universidad, dijo que el documento difundido por la entidad "hizo bastante barullo, porque hay gente que se consideró incluida en la primera parte, otra que se consideró incluida en la última, y algunos dirigentes políticos nos llamaron de inmediato para felicitarnos y adherir, y otros que se sintieron tocados y molestos. Hubo de todo, hasta algunos sablazos sobre nuestro lomo también", dijo.

No obstante, resaltó que la intención del pronunciamiento fue "promover un sacudón en la dirigencia, no sólo la política, porque también hacíamos una fuerte autocrítica sobre mucha gente de nuestro sector que la pasa bien mientras hay situaciones desagradables en todas partes de la provincia y del país".

El dirigente dijo como ejemplo de lo que se está viviendo que "estamos atravesando el segundo año de sequía, la mayoría está viendo cómo mantiene en pie sus emprendimientos y los puestos de trabajo, y por ahí algunos empresarios no pueden hacer frente a sus pagos impositivos, y ya le está cayendo la AFIP con embargos, con un salvajismo y una ansiedad que más que por recaudar parecer ser ansiedad por destruir".

"Son situaciones intolerables, porque una cosa es que un organismo recaudador vaya sobre un consuetudinario deudor, que hace de la evasión sobre un gran negocio, y otra es que vaya sobre la empresa que vino tributando normalmente y que por ahí tiene las caídas propias de una situación económica grave", planteó.

Opat consideró que esto sucede "porque los funcionarios nacionales sólo se sientan a ejecutar políticas, y ninguno se pone a romperse la cabeza para encontrar un sistema de tributación más equitativo, más ágil y más distributivo. Diez mil veces hablamos de ampliar la base tributaria, pero la AFIP siempre sale a cazar en el zoológico".

"Hacen eso en lugar de ir a buscar nuevos emprendimientos, que los hay a montones, y basta con ver con lo que es La Salada en Buenos Aires", dijo, en alusión a una gigantesca feria de productos que falsean a primeras marcas y mueve millones de pesos a diario, casi totalmente al margen del sistema fiscal legal.

"Nadie le pone el cascabel al gato, y terminamos pagando los platos rotos los que siempre asumimos nuestros compromisos. Esto no puede seguir así", añadió.

La responsabilidad provincial

Opat también aclaró que el documento de la Fechaco no buscó centrar las críticas en el gobierno provincial, porque se entiende que "el rumbo económico que toma la provincia es un reflejo de la política que dicta el centralismo porteño, con gobiernos que se dicen democráticos pero que son autoritarios, porque con la chequera tratan de imponer su voluntad por encima de los gobiernos provinciales. Así que no podemos cargar las tintas sobre un gobierno provincial que sabemos que depende de la chequera del gobierno nacional. Si mañana el gobernador tiene un problema, le cortan la coparticipación y la provincia revienta. Obviamente está entre la espada y la pared", dijo.

Volviendo al diálogo con Capitanich, dijo que quedó "la satisfacción de que se habló en un marco de respeto. El gobernador hizo un reconocimiento hacia el documento, diciendo que lo compartía casi en su totalidad, pero que se sintió un poco tocado porque no reflejamos el accionar del gobierno provincial en el tema empresario, pero le aclaramos que no nos fijábamos en un gobierno en particular, sino que era una mirada general y no se podía hacer ningún tipo de reconocimiento, o no hubiera sido imparcial. Lo entendió, y le dijimos que cada vez que necesitamos el gobernador nos recibió, que hay muchas cosas que se hicieron bien, otras que hay que corregir y otras que se hacen mal".

"Poco a poco se sacaron cuestiones a luz para tratar de ir corrigiendo cuestiones", añadió, y confirmó que se habló en el encuentro de conformar unidades de consulta regionales, de las que participen las entidades empresarias y productivas, para mejorar la definición de políticas hacia los sectores.

Comentá la nota