La Federación Económica se opone al cambio de hora

No quieren que la medida los sorprenda como sucedió el año pasado. Por ese motivo, los empresarios tucumanos comenzaron a plantear desde ahora su rechazo al cambio en el huso horario, que se aplicara a partir del próximo domingo 18 de octubre.
Esta medida, que comenzó a implementarse desde 2007, en el marco de un plan nacional de racionalización y huso eficiente de la energía eléctrica, implica el adelantamiento de una hora en los relojes durante los meses del verano para aprovechar más la luz del día.

La modificación horaria, que generó más trastornos a la población que ahorro energético (el año pasado, según EDET, los tucumanos solamente consumieron un 2 por ciento menos de electricidad mientras rigió la medida), obligó al empresariado a firmar un acuerdo con el Sindicato de Empleados y Obreros del Comercio (SEOC) para abrir y cerrar los negocios media hora más tarde.

Ello debido a que los tucumanos, durante el verano y debido a las altas temperaturas, acostumbran a salir para realizar sus compras cuando comienza a descender el sol, lo cual, cuando rige el cambio horario, se produce sobre la hora de cierre de los locales.

El Comité Ejecutivo de la Federación Económica de Tucumán (FET) viene evaluando "la inconveniencia de esta medida", según explicó el titular de la entidad, Raúl Robín, quien advirtió que el cambio horario "afecta negativamente especialmente al comercio, la gastronomía y el turismo".

Agregó que "la experiencia del año pasado nos ha dejado esa sensación de que la sociedad no ha logrado acomodarse a las modificaciones de los horarios, ocasionando incluso problemas en el seno de la familia".

Según el dirigente empresario, "no hay un estudio serio sobre el beneficio que se logró el año pasado con esta disposición y el ahorro no fue significativo para justificar el esfuerzo de la gente", tras lo cual confirmó que le solicitarán al Poder Ejecutivo "que no adhiera al decreto nacional para modificar el huso horario".

Comentá la nota