La Federación de Centros Vecinales en la agenda gubernamental.

La posibilidad de avanzar en temas relacionados al vecinalismo, como así también la necesidad de dar continuidad al convenio firmado con el Consejo Profesional de Ciencias Económicas para permitir a los centros vecinales presentar balances y lograr así la normalización de más de 300 instituciones fueron los temas centrales planteados por los dirigentes barriales.
El ministro de Justicia, Seguridad y Derechos Humanos, a cargo de la cartera de Gobierno, Pablo Kosiner, recibió en su despacho a referentes de la Federación de Centros Vecinales de Salta para elaborar una agenda de trabajo en beneficio de los vecinos de distintos puntos de la Provincia.

La posibilidad de avanzar en temas relacionados al vecinalismo, como así también la necesidad de dar continuidad al convenio firmado con el Consejo Profesional de Ciencias Económicas para permitir a los centros vecinales presentar balances y lograr así la normalización de más de 300 instituciones fueron los temas centrales planteados por los dirigentes barriales.

En la oportunidad, el presidente de la Federación, Mario Albornoz, destacó el importante aporte recibido desde el Gobierno para regularizar la situación de cientos de centros vecinales que por falta de recursos se ven imposibilitados de cumplir la presentación de documentación necesaria para su funcionamiento.

El encuentro fue propicio para poner a disposición de los Centros Vecinales la posibilidad de implementar la mediación, como un método alternativo para que la gente pueda solucionar sus conflictos, sin la necesidad de llegar a un juicio, sistema que se pondrá en marcha próximamente en distintos barrios con la presencia de mediadores del Colegio de Abogados.

Participaron de la reunión, el secretario de Gobierno, Maximiliano Troyano; el secretario de Relaciones Institucionales, Santiago Godoy (H); la secretaria de Justicia, María Isabel Nogaledo; el director de Personería Jurídica, Luis Gómez Almaraz, y representantes de diferentes barrios de la ciudad.

Comentá la nota