La Federación Agraria lanzó plan de lucha

La Federación Agraria Argentina (FAA) lanzó un plan de lucha por la crisis en las economías regionales que pone en peligro de desaparición al 30 por ciento de productores cuyanos y a familias con "riesgos de desnutrición".
El anuncio, que tuvo lugar en la sede porteña de la Federación Agraria Argentina, fue formulado por el vicepresidente de FAA, Pabla Orsolini; el secretario gremial, Omar Barchetta; y los dirigentes cuyanos Orlando Marino, Jorge Bertagna y Fabián Núñez.

"En nuestras provincias está declarado el estado de alerta y movilización, el jueves habrá una asamblea general en Santa Rosa con productores de San Juan y Mendoza y se han realizado distintos cortes de ruta", advirtieron los líderes provinciales.

Los productores finalizan la recolección del damasco, parte de la cual quedó en los árboles ya que reclamaron un subsidio para estas labor que no llega.

En el transcurso de la reciente visita del Secretario de Agricultura de la Nación, Carlos Cheppi, los dirigentes le entregaron un petitorio.

"Prometió que en tres días iba a respondernos, todavía estamos esperando", dijo Orlando Marino director de la FAA de la región.

Durante la conferencia de prensa, los líderes cuyanos advirtieron también que concurirrán a la Plaza de Mayo para "exigir que el Ejecutivo Nacional intrervenga porque la situación es alarmante", aseguraron.

En la mesa de la FAA un recipiente con damascos y la factura de un mercado mostró la relación entre lo que recibe el productor -0,20 centavos por kilo- y lo que paga el consumidor: 6,50 el kilo.

"Mucha fruta la regalaremos, pero otra se perderá si no recibimos ayuda, ahora viene la cosecha de durazno y nos encaminamos hacia la vid, con la misma desproporción", explicó.

Los productores reclaman un subsidio de 0.35 centavos para pagar a los recolectores. El gobierno mendocino les ofreció 10 centavos, un total de 1.5 millón de pesos, que rehusaron con la sugerencia que "compren leche" y la entreguen a la" creciente "población desnutrida".

Jorge Bertagna, presidente de la Asociación de Viñateros y productores agropecuarios, que reúne a 3.400 asociados del sector integrado por 5.400 pymes en todo San Juan, fue crítico hacia el vicepresidente de la Nación, Julio César Cobos.

"Me duele que diga que la vitivinicultura es modelo, sólo está bien un sector minoritario, el resto padece serios problemas", explicó Bertagna.

Mientras que Fabián Núñez, otro dirigente local, narró el caso de La Dormida cuando 1.6 millones de kilos de damasco se cayeron de los árboles y "el pueblo se perdió la oportunidad de que circularan 900 mil pesos que hubieran quedado por la producción".

El otro tema que preocupa a los cuyanos, en especial a los mendocinos es la concentración de la materia prima en tres empresas (una cooperativa) que fijan los precios bajos.

Por este motivo, solicitaron a los gobiernos provinciales que intervengan y establezcan un precio sostén.

Un conflicto en ciernes es el de la oliva ya que "las fábricas están al 70 por ciento del stock porque somos Brasil-dependientes y ese país no está comprando nuestra aceituna", analizó Núñez.

Bertagna en tanto prefirió explicar que por cada 100 kilogramos de uva, el productor recibe a cambio la mitad en vino, pero detrás de cada uno de ellos hay cuatro obreros con familias y ya se vive la desnutrición".

La ciruela es otro caso: en 2007 se pagaba a la producción 1.20 el kilo, y en 2008 la industria ofrece 0,20 centavo

Comentá la nota