La Federación Agraria busca financiamiento

El Gobierno eliminó las Cartas de Porte, su principal fuente para solventar gastos.
La tan publicitada eliminación del sistema de Cartas de Porte dejó a la Federación Agraria Argentina (FAA) en la cuerda floja. Lo admiten sus dirigentes, que consideraron la medida como una "represalia" del Gobierno. Y lo padecen sus casi 200 trabajadores, que presentaron un amparo ante la posibilidad de perder el empleo. De todos modos, la organización ya está buscando nuevas vías de financiamiento para continuar con su tarea gremial. Acaba de crear la Federación de Cooperativas Federadas (Fecoofe), cuyo objetivo será comercializar las cosechas de los pequeños productores.

Clarín había anticipado hace ya muchos meses que el Gobierno se proponía eliminar el sistema de Cartas de Porte, documentos obligatorios para el traslado de granos. Finalmente, en la calma del verano, el kirchnerismo avanzó con la medida, que obliga a la FAA a buscar otras fuentes de ingresos.

Curiosamente había sido en la gestión de Néstor Kirchner que la entidad pudo comenzar a emitir este documento, una posibilidad heredada de su malograda cooperativa FACA. Los agropecuarias vendían 10% de las Cartas de Porte. El otro 90% correspondía a la Federación de Acopiadores. Según la FAA, cada documento valía 15,17 pesos y la mayoría iban a parar al propio Estado. "A la FAA le quedan $4,27, con lo que se deben cubrir costos de personal, impresión y fletes", se aclaró.

Lo cierto es que tras la decisión oficial de modificar el sistema, la entidad perderá su vía de financiación más relevante, ya que obtenía de 1,5 a 2 millones de pesos anuales y con eso mantenía una estructura de 200 trabajadores.

El Gobierno afirma que la medida significará un ahorro de 200 millones de pesos para el sector. Pero otra entidad, AACREA, relativizó su impacto: señaló que, en el caso de la soja, el beneficio equivale a U$S 0,31 por hectárea, contra una transferencia de U$S 328 en concepto de retenciones.

Además de presentar un recurso de amparo para intentar revertir la medida, la entidad fundada en 1912 está buscando nuevos recursos que no condicionen su actividad gremial. Su titular, Eduardo Buzzi, recorrió ya varias cooperativas agrícolas que pertenecían a FACA, para reagruparlas en la mencionada Fecoofe y que comercialicen parte de su producción a través de una corredora de granos vinculada que opera en Rosario.

Comentá la nota