Febriles reuniones en Olivos para definir el desembarco kirchnerista en el comercio de granos

Febriles reuniones en Olivos para definir el desembarco kirchnerista en el comercio de granos
Trabajan a toda velocidad para definir el proyecto. Las versiones descartan la "estatización" y hablan de un ente que intervenga junto a las partes involucradas en el negocio. Lo manejaría Echegaray (foto)
El Gobierno y las entidades agropecuarias que conforman la Mesa de Enlace cruzaron hoy fuertes críticas en torno a la posible injerencia del Estado en la comercialización de granos, mientras crecía la expectativa en el sector ruralista en torno a la posibilidad de que la presidenta Cristina Fernández realice mañana algún anuncio en ese sentido en la inauguración de las sesiones legislativas. Durante toda la jornada se sucedieron en Olivos febriles reuniones sobre el tema, pero el hermetismo impedìa precisiones y se mantiene la incógnita sobre si el Cristina hablará mañana sobre el tema en el Congreso, o si el Gobierno lo pondrá sobre la mesa la semana que viene.

Lo cierto es que el plan avanza y los trascendidos indican que el actual titular de la AFIP, Ricardo Echegaray, que sigue teniendo a la ONCCA bajo su control, sería el brazo ejecutor del kirchnerismo en su desembarco en el tema del comercio de granos.

El ministro de Justicia, Aníbal Fernández, consideró "un papelón" que las entidades vinculadas al comercio de granos hayan publicado "por las dudas" una solicitada en los principales periódicos porteños. "No, análisis sobre conjeturas no", puntualizó el ministro, quien subrayó que "la verdad esto es un invento de alguien y los funcionarios deberíamos hacer análisis solamente sobre hechos puntuales". El funcionario omitió señalar que el proyecto existe y, mañana o el martes, se anunciará oficialmente.

Por su parte, la titular de la Coalición Cívica (CC), Elisa Carrió, sostuvo que el presunto proyecto oficial de estatizar el comercio de granos "es una noticia- amenaza del Gobierno", en el marco de una acción para "aumentar la capacidad de daño hacia el campo". Además, insistió en que en este enfrentamiento del Gobierno con el agro está detrás el presidente del Partido Justicialista (PJ), Néstor Kirchner, a quien "ya no le queda legitimidad pública, sino que le queda capacidad de daño", acusó.

En tanto, el titular de la UCR, Gerardo Morales, se mostró "en contra" de la eventual creación de un organismo estatal para regular el funcionamiento del mercado de granos y vaticinó que para el Gobierno será "complicado" aprobar la iniciativa en el Congreso. Tras una serie de versiones que indicaban que se podría nacionalizar el comercio granario, un grupo de 27 entidades representativas del comercio de cereales, entre ellas las cuatro de la Mesa de Enlace, salió a rechazar la posibilidad "de que se establezca un sistema estatizado y monopólico" del mercado. Además, advirtió que de concretarse tal iniciativa "pondrá a la sociedad argentina al borde de otro conflicto, innecesario y de consecuencias impredecibles".

Las versiones sobre una injerencia del Estado en el mercado de granos comenzaron a circular fuertemente, luego de que se conociera que los productores tienen "guardadas" unas 5,5 millones de toneladas de soja que se niegan a comercializar para lesionar los ingresos fiscales del Gobierno. Asimismo, si los productores liquidaran este "cargamento", se produciría también un importante ingreso de divisas en el mercado de cambio que empujaría la cotización del dólar hacia abajo, algo que el Gobierno espera con deseo para evitar el uso de las reservas monetarias del Banco Central para ese fin.

Sin embargo, y luego de que el campo pusiera el grito en el cielo, esas mismas versiones se cambiaron por la posibilidad de que Cristina Fernández anuncie mañana el ingreso de un proyecto al Parlamento para recrear la Junta Nacional de Granos, fundada en 1993 por el ex presidente Agustín Justo, y disuelta por el ex ministro de Economía Domingo Cavallo en 1991. Bajo el título "Argentina en Retroceso. Estatización del Comercio de Granos", bolsas, cámaras y federaciones se pronunciaron en una solicitada en contra de la probabilidad, hasta ahora no oficializada, de regular el mercado de granos con un ente estatal.

Esta noche las reuniones en Olivos eran febriles y los Kirchner definían el curso de acción. Los técnicos trabajaban a toda velocidad para tener listo el proyecto, que amaga con recalentar el larguísimo conflicto del kirchnerismo con el agro. El discurso de mañana de Cristina será el que ponga fin a las versiones. Lo que se daba por seguro, al menos esta noche, es que no habrá "estatización total" del comercio de granos, sino que se trabaja en un ente que intervenga en el tema, "pero junto las partes involucradas". Esa era la versión que emanaba de Olivos. Claro que con los Kirchner nunca se sabe.

Comentá la nota