En febrero, recambio de peritos

En febrero, recambio de peritos
La Corte inició hace meses una auditoría sobre el cuerpo de peritos contables; el resultado coincidió con el informe pericial que fundó el sobreseimiento del matrimonio presidencial por enriquecimiento. Para evitar suspicacias postergaron los cambios.
Los jueces de la Corte Suprema están decididos a reformar el Cuerpo de Peritos Contadores y a nombrar un nuevo jefe que haya llegado por concurso, pero en su plenario de ayer acordaron postergar el cambiazo para febrero para "que no se interprete –señaló un integrante del tribunal– como una respuesta al sobreseimiento de los Kirchner", que se basó en un peritaje oficial. El informe que concluía que el matrimonio presidencial no se enriqueció ilícitamente había sido elaborado por el actual jefe de los expertos contables de la Corte, Alfredo Peralta. Su resultado se conoció al mismo tiempo que finalizaba una auditoría sobre ese cuerpo pericial, ordenada por los supremos a fines de agosto, que arrojó irregularidades en la asignación de peritos a causas judiciales y fallas de control sobre los expedientes.

Los peritos contadores suelen intervenir en causas sobre fraudes, sobreprecios, contrataciones sospechosas, quiebras y enriquecimiento, entre muchas otras. Y, como ocurrió con la causa penal sobre el patrimonio presidencial, sus conclusiones pueden ser determinantes en la suerte que corran esas investigaciones. Desde hace años que la Corte recibe denuncias de corrupción contra algunos de estos especialistas y cuestionamientos a los métodos con que se los asigna a causas penales. La Corte, por lo pronto, planea limitar la potestad que tienen los jueces de instrucción de designar peritos "a dedo" invocando un decreto (1285/58) que los habilita a "disponer, cuando lo crean necesario, de los servicios de cualquiera de los integrantes de los cuerpos técnicos". Esta norma, evalúan en el tribunal, ha propiciado favoritismos hacia algunas de las partes en expedientes en trámite y arbitrariedades de todo tipo.

La salida del contador Peralta, decano de los peritos contables, estaba prevista desde hacía tiempo. Su mandato incluso llevaba más de un año vencido, aclaró un integrante de la Corte. Como parte de los cambios que implementó el tribunal en los últimos años, para ser perito ahora hay que presentarse a concurso. Ese proceso de selección está terminado y de ahí saldrá el reemplazante de Peralta. El tribunal tenía planeado nombrarlo antes de que terminara el año y aprobar a la vez una serie de reformas reglamentarias que le den transparencia a su funcionamiento. Pero el tema quedó tan asociado al cierre de la causa por supuesto enriquecimiento ilícito contra Cristina y Néstor Kirchner que Sus Señorías decidieron dejarlo en el freezer hasta febrero. "¿Total, qué apuro tenemos?", comentaban ayer.

En la Corte, por lo bajo, hay funcionarios que sugieren que no fue inocente la decisión de Peralta de terminar rápido y justo unas semanas atrás la pericia contable que le había pedido el juez Norberto Oyarbide sobre los bienes K. Todo el mundo sabía que el tribunal había dado un plazo de sesenta días a los auditores externos a quienes les encomendó evaluar "la organización, distribución y custodia de los expedientes" del cuerpo de peritos contadores. Esa pesquisa había empezado cerca de mediados de septiembre y estaba bajo la órbita de la vicepresidenta del tribunal, Elena Highton de Nolasco. Los resultados están en manos de los supremos desde hace varios días y, tal como se preveía, las conclusiones advierten sobre manejos dudosos y anomalías. Fuentes supremas aclaran que el trabajo no avanza sobre "el contenido de las pericias", sino sobre cuestiones propias del funcionamiento del organismo que se deben modificar.

El propio Peralta había sido denunciado a comienzos de este año por el fiscal federal Federico Delgado, por "demorar de manera injustificada" una pericia que se le había requerido para resolver la situación penal de ex funcionarios –entre ellos el ex presidente Fernando de la Rúa– y banqueros en el expediente sobre el llamado "megacanje". El perito que se expidió en dos meses sobre el patrimonio de los Kirchner había dejado pasar más de diez sin responder el pedido de Delgado. "El señor decano del cuerpo de peritos no cumplió con la tarea que le fue encomendada y ni siquiera respondió a los puntuales interrogantes formulados por la fiscalía", advertía una nota que le envió el fiscal al presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti.

Peralta fue nombrado miembro del Cuerpo de Peritos Contadores en 1990, informaron en el alto tribunal. A mediados de esa década, con la mayoría automática menemista, fue ascendido a jefe del organismo en una decisión cuestionada dentro de la Corte porque no se habría respetado el orden de sucesión por antigüedad. En 2005 fue nombrado nuevamente como titular interino, después de que el máximo tribunal decidiera desplazar a las autoridades de entonces, Jorge Schiavo, y su segundo, Fernando Robles, sospechados en "varios expedientes administrativos y judiciales". En febrero de 2007, Robles incluso fue suspendido, acusado de favorecer a representantes del Exxel Group, enfrentado en un juicio millonario con la firma Carrefour, en uno de los casos emblemáticos de irregularidades vinculadas con peritos contables.

En la Corte insisten en que los cambios previstos en el área de los contadores forman parte de una nueva política que se pretende implementar en todo el cuerpo pericial del tribunal y que ya alcanzó al Cuerpo Médico Forense que, incluso, estuvo intervenido. En el caso de los contadores no habrá una intervención propiamente dicha, sino un cambio de autoridades. Para los forenses, hace quince días los supremos aprobaron un nuevo reglamento que apunta a ejercer un mayor control en varios aspectos, que van desde la asignación de causas hasta incluso evitar que haya empleados ñoquis. El nuevo jefe de los forenses será elegido en febrero: ya no habrá un nombramiento unilateral, sino una votación de todos los peritos.

Comentá la nota