En febrero iniciarían segunda etapa de la defensa costera

Esa es la intención del Municipio. Para ello destinó unos 4 millones de pesos a fin de continuar con otros 400 metros de muro costero. El secretario Julio Bogado hizo hincapié en la necesidad de contar con los fondos coparticipables atrasados para dar garantía de continuidad a los trabajos que están comenzando dentro del plan de obras para este año.
Con una inversión de aproximadamente 4 millones de pesos, el Municipio -a través de la Secretaría de Obras y Servicios Públicos- ultima los detalles administrativos para llamar a licitación y poder iniciar en febrero la segunda etapa de la obra de defensa costera, que comprenderá unos 400 metros lineales de muro costero hacia el norte.

Resaltando la importancia de la obra, el secretario de Obras y Servicios Públicos, Julio Bogado, adelantó que «ya tenemos desarrollado y estamos abriendo el expediente para seguir en esta obra que es más que importante en la ciudad».

«En esta etapa, habida cuenta de la necesidad de realizar una realización mayor, hemos desarrollado una porción de la segunda parte de la obra del muro, para este año tenemos previsto una inversión de aproximadamente 4 millones de pesos y así ir completando esta obra que comenzó el ingeniero Martín», señaló Bogado y a la vez consideró que si «no hay inconvenientes en el mes de febrero tendríamos que estar vislumbrando los primeros pasos de la labor».

La primera parte de la ejecución de defensa y paseo costero se había finalizado hacia principios del año pasado y se trató de la obra de mayor envergadura y de una importancia relevante para la infraestructura de la ciudad.

El tramo inicial del proyecto integral se extendió desde la plaza del Delfín hasta Rosales y Güemes; el segundo tramo retomará desde esa intersección hasta avenida Belgrano y la tercera etapa, la última, desde avenida Belgrano hasta la rotonda del avión.

La primera parte de la obra de defensa costera demandó una inversión cercana a los 8 millones de pesos, provistos por fondos municipales, cumpliendo con las pautas establecidas por el Instituto Nacional del Agua, que asesoró técnicamente al Municipio de Río Grande.

Dada su envergadura el Municipio estuvo gestionando ante Nación la posibilidad de conseguir financiamiento, sin embargo, ante una indefinición se decidió dar inicio a ésta nueva etapa con fondos propios; aunque la imprevisión financiera hace que las autoridades vean con preocupación y se arbitren acciones tendientes a garantizar la continuidad de los trabajos.

En este sentido, Bogado hizo hincapié en la no recepción de fondos coparticipables que afectan directamente en la ejecución del plan de obras, sosteniendo que «uno asume un compromiso con proveedores y con la comunidad, presentando un plan de obras que debe ejecutarse en tiempo y forma, pero si no hay remisión de fondos no podemos cumplir con el compromiso, con obras de total relevancia e importancia para la ciudad».

En este punto puso como ejemplo el atraso en el inicio de la labor de la colectora cloacal norte para Chacra XIII y Chacra XI, en la cual todo lo relacionado con lo administrativo y adjudicación ya a ha sido firmado, incluso se hizo un adelanto de fondos. «Pero con lo que se le ha entregado, desde la empresa nos han informado que han comprado una parte parcial de lo que son las cañerías; por eso esperamos ver la evolución en estos próximos días del envío de fondos a los efectos de completar el adelanto financiero para que la obra comience con total normalidad en el transcurso del mes de enero».

Comentá la nota