En febrero se anunciará un replanteo de la política oficial de Salud Mental

Entre los cambios se replantea la conducción del área, que en este momento está centrada en el Director del Hospital de Hinojo. Fueron los mismos médicos los que le pidieron a José Eseverri el regreso de Salud Mental al Hospital. La clínica privada de 50 camas avanza en pleno centro y se construye un piso superior con ventanas enrejadas.
Después de cinco años de desmantelamiento del Servicio de Salud Mental, el Departamento Ejecutivo no sólo busca volver a integrarlo en el ámbito hospitalario, sino que, además, tiene en mente un replanteo integral del área y de su conducción. De regreso de sus vacaciones, en febrero, la secretaria de Salud Marisa Montani acompañará al Intendente en el anuncio. Sin embargo, el profundo hermetismo no permitió ahondar. Ya Eseverri había anunciado el domingo en EL POPULAR la vuelta del Servicio al Hospital. Además del ámbito público, el sector privado sumará una clínica privada de 50 camas en pleno centro lo que aliviará enormemente la demanda diaria de internaciones de agudos.

En septiembre de 2005 las psicólogas Ana María Hansen y Ana María Blumetti y la psiquiatra Cristina López Barrueco, profesionales de planta de Salud Mental, se quejaban públicamente por un cambio inexplicable: "Nunca nos dieron razones ni científicas ni edilicias de este traslado. Nunca fue algo consensuado, aunque nos dijeron que esto era más cómodo, que íbamos a estar mejor. Pero siempre nos pareció aberrante: porque implicaba el desmembramiento del servicio", decían desde un espacio escaso y sin privacidad. Las especialistas advertían un desmembramiento claro "porque la urgencia está funcionando en el Hospital, el consultorio externo en el Banco de Leche, y la internación en el Hospital de Hinojo. Y así no podemos trabajar con un enfoque interdisciplinario, como lo hemos hecho durante los 19 años en que funcionamos". El traslado se produjo con un médico generalista -Roberto Tur- a cargo del área y como director del Hospital de Hinojo. El mismo que después terminó muy mal con el Ejecutivo.

Hoy por hoy, José Eseverri -a cinco años de la medida de su padre- parece comenzar a comprender que el funcionamiento del Servicio no puede ser jamás eficiente de esta manera, que la demanda se multiplica, que la sociedad y los tiempos son cada vez más exigentes y tantas veces el ser humano no resiste.

La necesidad de regresar Salud Mental al Hospital "es lo que escuché de los médicos, es lo que me están demandando -admitió-; hay cuestiones edilicias, porque no es un lugar cómodo para el tratamiento y además no hay privacidad para los internos", pero también hay otros detalles que el Intendente prefirió reservarse para los anuncios de febrero. "Vamos a replantear toda la política de Salud Mental. Haremos anuncios muy importantes, será un cambio integral", aseguró. Pero no hubo un solo dato más. Si quedó claro que hasta hoy la conducción del área está "afincada en la Dirección de Néstor Einsestein en el Hospital de Hinojo. Y no creo que eso sea lo más aconsejable".

Ayer, en pocas horas, se registraron tres casos más de necesidad de internación urgente por brotes psiquiátricos. En Clínica Médica del Hospital sigue internada una adolescente luego de un brote, lo que genera serias complicaciones en el Servicio. Una mujer permanece en Terapia Intensiva hospitalaria y con respirador tras haber mezclado y amplificado todas las drogas que se le prescribieron en el tratamiento por su esquizofrenia. Estas situaciones son comunes, son diarias, y nunca sale a la luz lo que sufren pacientes, familiares y los propios profesionales en el Hospital, sin espacio ni ámbitos específicos para tratar complejidades muy duras.

El problema es que la ciudad ha crecido exponencialmente en su población y la sociedad ha profundizado sus exigencias y sus complicaciones. La demanda de salud mental aumenta al mismo ritmo que un servicio deteriorado y disminuido se desgasta. Las estadísticas estandarizadas de salud indican en un 1 por ciento de la población con trastornos esquizofrénicos, otro tanto con bipolaridad, etc. Un hospital de agudos con 24 camas en Hinojo no es suficiente.

Tiempo después del traslado de Salud Mental al Banco de Leche renunciaron varios psiquiatras del Servicio y fue Cristina López Barrueco la única de planta que quedó en los consultorios externos. Los demás fueron contratados por prestación.

El anuncio de José Eseverri incluyó que "vamos a encarar la obra civil más grande de la que se tenga memoria en la ciudad cuando cambiemos la orientación del Hospital por Sarmiento. Y vamos a ganar 3.000 metros cuadrados de espacio libre". En ese contexto, "estamos pensando en concentrar de nuevo Salud Mental en el Hospital. Hay una gran demanda", admitió. Y agregó que "no sólo tenemos en cuenta la internación como solución. Hay internaciones de judicializados que hace muy complicada la convivencia con el resto de los pacientes".

Mientras tanto, en el edificio de Alsina entre Alvaro Barros y Sargento Cabral -donde funcionaba el hotel Royal- se construye un piso sobre su estructura original y se ve avanzar una obra con bastante rapidez. Según pudo saber EL POPULAR, los mismos dueños de la Clínica Psiquiátrica de Azul -donde son derivados los pacientes olavarrienses con obra social- detectó que la mayor demanda provenía de Olavarría y puso en marcha el proyecto de otra clínica con 50 camas. En pleno centro de la ciudad. Con diez psiquiatras que llegarán de Capital Federal.

La apertura está prevista para mitad de año, pero aún no hay una solicitud de habilitación municipal específica: hasta el sábado el Intendente creía que el edificio sería para un geriátrico. Pero (ver foto) en el piso que se construye se ven ventanas con rejas que no son comunes.

Su ubicación céntrica -Alsina entre Alvaro Barros y Sargento Cabral- puso en alerta la inquietud vecinal que enrejó casas y amuralló patios por las dudas, como sucedió con la irrupción de Salud Mental en el Banco de Leche. Por eso será que Hinojo fue la elección municipal para las internaciones. Lejos de la ciudad y, más aún, del centro.

Comentá la nota