Fayt se subió a la polémica

"Tiene que modificarse", sentenció Carlos Fayt en referencia al organismo que selecciona y juzga a los jueces. El ministro anticipó que "la Corte va a tratar el tema", pero aclaró que todo cambio pasa por el Congreso. Pasado mañana se reúne el Consejo.
El Consejo de la Magistratura "tiene que modificarse", afirmó ayer el juez Carlos Fayt, quien adelantó que "la Corte va a tratar el tema en su momento", aunque advirtió que la responsabilidad de una reforma recae sobre el Congreso. Mientras arrecian las críticas, el presidente del Consejo, Luis Bunge Campos, convocó a todos sus miembros para una "reunión reservada" que se llevará a cabo pasado mañana.

"Lo concreto es que los resultados son negativos", señaló Fayt, en referencia al funcionamiento del órgano de control y selección de jueces desde que fue reformado en 2006. En esa ocasión, se redujo de 20 a 13 el número de miembros, dándoles a los representantes del oficialismo, que son cinco, la posibilidad de bloquear las decisiones importantes que requieren dos tercios de los votos para ser aprobadas, como la suspensión de un juez acusado de mal desempeño o la elaboración de ternas de candidatos para ocupar un cargo en la Justicia.

Las opiniones del juez de la Corte Suprema llegan en la semana en la cual el máximo órgano de Justicia retoma sus actividades, luego del parate obligado por la emergencia sanitaria. Según trascendió el fin de semana, una de las primeras acciones de la Corte sería presentar un documento crítico sobre la situación del Consejo de la Magistratura.

Los cuestionamientos se darían a través de un informe de superintendencia sobre la situación de los tribunales inferiores, y no en un dictamen sobre algún expediente judicial. Ayer Fayt dio otro indicio en este sentido, al enumerar que "hay 200 vacantes de jueces, hay subrogantes en lugar de jueces naturales", cuando se le preguntó cuáles eran sus críticas al funcionamiento del Consejo.

También hay pendientes varios planteos por inconstitucionalidad sobre la ley que inició la reforma de 2006, aunque en los pasillos de Tribunales descuentan que ésa es una carta demasiado fuerte para jugar en este momento.

De todas formas, Fayt desligó algunas responsabilidades al aclarar que el Consejo "no se puede modificar porque sí". "Supónganse que no haya trabajado bien –propuso el juez–, ¿quién es el encargado de modificarlo? Nosotros no tenemos poder legislativo, no es potestad nuestra modificar las leyes y menos la Constitución."

La reforma del Consejo de la Magistratura ha sido una de las principales banderas de la oposición luego de los comicios del 28 de junio, por lo que lo plantean en las distintas mesas de diálogo que se están dando a distintos niveles gubernamentales entre oficialismo y oposición. Se reclama que se corrija la proporcionalidad de sus miembros en favor del sector judicial por sobre el político, y que su presidencia la asuma el titular de la Corte Suprema.

Mientras tanto, ayer por la mañana los trece miembros del Consejo de la Magistratura fueron convocados a una "reunión reservada". Según confirmó uno de ellos a Página/12, "la comunicación vino sin orden del día ni temario, pero supongo que será una reunión donde intercambiaremos opiniones sobre lo que está pasando".

Todavía no se sabe si, después de la reunión, trabajarán normalmente las comisiones. Una de ellas, la Comisión de Acusación, que se encarga de evaluar a los jueces denunciados por mal desempeño, tenía previsto para ese mismo día tratar el caso del juez de Campana Federico Faggionatto Márquez, a cargo de la megacausa de la efedrina.

Comentá la nota