Fayt habló de penas de hasta "un año de prisión"

El juez de la Corte Suprema, Carlos Fayt, recordó ayer que el delito de "desobediencia", en el que supuestamente habría incurrido el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, está penado por el Código Penal con "15 días a un año de prisión". "El artículo 239 del Código Penal es el delito de desobediencia, que dice que el que desobedeciere una orden de autoridad competente, será penado con penas de 15 días a un año de prisión", recordó en declaraciones periodísticas efectuadas por la mañana, a la salida de su domicilio.
El juez se refirió así a la presunta decisión de Fernández de no ejecutar una orden judicial que ordenaba poner en funciones a la lista ganadora en las elecciones del gremio de Aeronavegantes.

Sobre este tema, la jueza de la Corte, Carmen Argibay, había dicho el miércoles que es "preocupante" que no se acaten los fallos judiciales, porque si no "es la ley de la selva". Ayer, por radio Continental, insistió en que "es preocupante que se ignoren las órdenes" de los jueces y advirtió que "si el poder político se arroga la facultad de juzgar, estamos mal".

Además, negó que los integrantes del máximo tribunal reciban presiones del Poder Ejecutivo, aunque admitió que desde ese sector "a lo mejor no les gusta algunas cosas" que hacen los jueces.

Por su parte, Fayt elogió a su colega Argibay, al señalar que "es una magnífica jueza, brillante, que conozco desde que era joven". Y opinó que "Fernández es un piloto de tormentas, tiene que parar todos los golpes y a veces se equivoca".

El juez advirtió que "la Justicia tiene medios para poder solucionar las cosas. El país tiene que salir de la crispación" e interpeló a los periodistas: "¿Ustedes creen que es un país normal que en Plaza de Mayo estén acampados grupos de hombres pidiendo cosas?". "¿Esa es la manera de pedir de un país civilizado?", inquirió.

Sobre cuál es la responsabilidad de los dirigentes ante ese clima de crispación, Fayt no dudó en responder: "calmar la cosa". Dijo entonces "compartir el criterio" de un periodista que opinó que la actitud de Fernández había sido "desafortunada", pero que tampoco constituyó un "golpe de Estado". Fayt fue consultado sobre si las penas que mencionó le podría afectar a Fernández: "yo no digo nada. Les estoy diciendo lo que dice el Código Penal", señaló.

Por último, ante otra consulta sobre si la Justicia argentina está "devaluada", el juez respondió: "le aseguro que estoy hace casi 27 años en la Corte y hemos cumplido una tarea que pocas cortes en el mundo cumplen".

Por su parte, la Federación Argentina de Colegios de Abogados emitió ayer un comunicado donde expresa su preocupación por las "interferencias del poder político al cumplimiento de órdenes judiciales".

Comentá la nota