Fayad se "inmortaliza" en un mural municipal

Si el intendente de Capital, Víctor Fayad, quería quedar en la historia de la Municipalidad, ya lo logró.Al menos su nombre quedó plasmado para siempre en el principal mural que ahora viste la fachada del palacio comunal. "Vino, Tierra, Fruto, Amor yAlegría Danzante", dice la obra del artista plástico Sergio Roggerone.Y juntando las iniciales se escribe "Viti Fayad".
Desde que se supo el contenido del mural, acusaron a Fayad de hacerse un "autohomenaje" con fondos públicos. Sin embargo el autor de la obra asegura que lo hizo como homenaje al intendente sin que éste lo supiera. Como sea, la forma de gestionar de Fayad genera polémica, tal como ocurrió en su primer mandato entre 1987 y 1991.

Al Viti lo acusan de personalista y de no consultar con los órganos que corresponden a la hora de tomar decisiones. Y en la intimidad lo tildan de egocéntrico. "Es una persona que se sabe imponer y avanza con fuerza. Algunas veces es difícil de entender, pero es tolerante y acepta las diferencias", aseguran quienes lo defienden.

Cuando regresó a la intendencia a fines de 2007, lo primero que buscó fue diferenciarse de su antecesor, Eduardo Cicchitti.Por eso remodeló su despacho, cambió muebles, cortinas y alfombras.Además, claro, de la mayoría de los funcionarios y empleados. Según explican, hasta las rutinas habituales fueron modificadas.

Y las medidas que le siguieron no escaparon a la polémica: prohibió las movilizaciones por las calles (con intentos de multa al SU TE incluido), cambió el sentido de varias calles, cerró definitivamente el teatro Mendoza y hasta clausuró un local del partido de Julio Cobos. También amagó con licitar licencias de taxis municipales y debió dar marcha atrás con otras varias medidas que generaron polémica.

"A él le gusta decir que no le teme a la polémica. Pero nunca lo van a criticar por no hacer. Lo mismo pasó en su gestión anterior con la Peatonal y otros cambios", aseguró un funcionario municipal. La última decisión cuestionada fue postergar hasta marzo las elecciones.

Fayad no es precisamente un político introvertido. Al hablar es fuertemente autorreferencial y le gusta lucir sus hechos. En lo político ganó dos elecciones y ambas como candidato a intendente de Capital. Pero tiene el karma de no haber podido "seducir" al electorado fuera del Centro: perdió cinco elecciones generales (dos como gobernador y tres como candidato a diputado nacional, aunque igual ingresó al Congreso). "Los mendocinos no saben votar", fue una de sus frases ante la derrota en 1997.

La idea de poner murales en la fachada de la Municipalidad surgió de parte de un grupo de artistas y fue tomada por el intendente. Aseguran que "en ningún momento Fayad condicionó o pidió que se escribiera su nombre".

Según se anunció el día de la inauguración, el proyecto costó 420 mil pesos. "Nos enteramos el día de la inauguración. Lo que nosotros buscamos con esto es por un lado embellecer el edificio y principalmente llevar el arte a personas que de otro modo no tienen acceso", aseguró Mariana Juri, directora de Cultura de la comuna.

Pero en el presupuesto de la Municipalidad sólo figura un ítem como "remodelación balcones", por un importe de 240 mil pesos. Las críticas apuntan a que se hace mención en la obra a un político en particular usando recursos públicos.

"Estoy indignado con el tema.Yo no discuto el trabajo de los artistas, pero esto se hizo sin ninguna licitación.Además, es un homenaje a sí mismo por megalómano con bienes públicos.

Si el artista quiere homenajearlo que le regale un cuadro", aseguró Emilio Bertolini, concejal opositor. Según el edil, Fayad no ha enviado ningún pliego de licitación por las obras que hace en la Capital para que sea analizado por el Concejo Deliberante.

Desde la oposición además acusan a Fayad de autoritario, por ejemplo por no haber permitido que se realicen elecciones sindicales dentro del edificio comunal. Yhasta acusan que ordenó una campaña de afiliación al radicalismo dentro de la Municipalidad para ganar fuerza interna en el radicalismo.

Roggerone se encargó de aclarar que la mención a Fayad en el cuadro fue iniciativa suya como homenaje al intendente.Yque es una técnica frecuente en sus obras.

"El Viti no me pidió nada, es un mensaje de agradecimiento oculto para alguien que hace algo por el arte. El Viti es un hacedor.Es para que sus nietos tengan registro de quién permitió que haya arte en el lugar. Cuando sus nietos pasen van a poder leer el nombre de su abuelo", aseguró el artista plástico.

Según explicaron, en los bocetos previos la frase no estaba incluida.Sin embargo varios meses antes de la inauguración de los 17 murales, ya se hablaba de que uno de ellos tendría la frase polémica y referencial hacia el Viti.

Comentá la nota