Fayad impulsa una lista propia y hay riesgo de que la UCR vaya dividida

Fayad impulsa una lista propia y hay riesgo de que la UCR vaya dividida
El intendente definió sus candidatos pero el cobismo y otros sectores se presentarán con el Frente Cívico. Negociaciones.
La interna de la UCR en la Capital de cara a las elecciones del 28 de marzo no tiene vacaciones. Mientras la más alta dirigencia intentaba llegar a un acuerdo para culminar con una lista de consenso que representara a todo el arco radical de la ciudad y donde la estrella sería Víctor Fayad, el intendente pateó el tablero y en votación dividida del Comité local (resultó 8 a 8 y desempató el presidente Marcelo Rubio) se avaló una lista de concejales en la que cada uno de los candidatos fue definido por el propio cacique departamental. Boleta que contiene entre otros nombres el de Víctor Fayad hijo.

Además, se estableció obviar por completo la boleta 503 del Frente Cívico Federal para llegar al electorado "con la lista 3 de la UCR, como lo hicimos hasta en los peores momentos", comentó Guillermo Yazlli, mano derecha del intendente en el Concejo Deliberante.

Esta actitud cayó como un balde de agua fría en antiguos aliados, actuales allegados y referentes de otros sectores, por lo que la contraofensiva no se hizo esperar.

Por eso, antes de que venza el plazo para la presentación de alianzas -el jueves- el resto de los radicales y el cobismos inscribirán al Frente Cívico en la justicia electoral. Esta decisión cuenta con la venia del presidente de la UCR mendocina, César Biffi, y también del vicepresidente de la Nación, Julio Cobos.

Así, de persistir ambas posturas, el radicalismo de Capital podría presentarse dividido en los comicios de marzo, como ya se vivencia entre las diferentes corrientes internas.

Claro ejemplo del malestar reinante se vislumbró en el sector que conduce Alfredo Cornejo, con quien Fayad había sellado una alianza y trabajó codo a codo hasta la realización de la interna en que se definió la conducción partidaria en la ciudad.

Desde el entorno íntimo del intendente godoicruceño pusieron el grito en el cielo: "Fayad forzó una situación en el comité, que conduce a medias como se pudo ver, y propuso a todos los candidatos de su confianza. Es una actitud inaceptable. Si no hay internas se debería llegar a una lista de consenso".

En cambio, en las huestes "vitistas" la visión es otra. "Se ha dilatado demasiado el armado de la lista que termina perjudicando al partido. Además que alguien diga cuál sería una postura más razonable, cuando no hay internas, que la lista sea aprobada por el comité", sentenció Yazlli, candidato a la reelección.

Aunque prefirió no hablar y esperar a la reunión que mantendrán todos hoy por la noche en la casa radical en calle Alem, Fayad dejó un concepto que resume su pensamiento. "El comité local tiene autonomía para decidir. Además fue elegido por 70% del los afiliados (la dirigencia), qué mas legitimidad que esa", expresó.

Entre otros, esta teoría fue refutada por Leopoldo Cairone. El senador que proviene de Causa siempre apareció como un férreo defensor del Viti pero en esta ocasión lo contrarió: "Quien tiene personería jurídica y finalmente puede decidir cuál es la lista es el Comité provincial y no el departamental. Además siempre hablamos de ir todos dentro del marco de la 503 y que el Viti tuviera a su gente. Se ha puesto muy duro pero esperemos que afloje y se llegue a un acuerdo".

En tanto, Biffi se refugió en la prudencia. "Son situaciones nuevas que tenemos que analizar", dijo y prefirió no inclinarse por una u otra postura. "Es una situación atípica y no es sencillo definir quién tiene el poder de decisión", manifestó.

Ante esta compleja situación, que amenaza con partir en dos al radicalismo, el máximo conductor del radicalismo mendocino apuesta a la racionalidad para encontrar una salida que convenza a todos en el cónclave que comenzará a las 20. "Tenemos que acompañar al intendente pero también tiene que colaborar" concluyó.

Los partidos tienen tiempo para inscribir sus candidatos hasta el 7 de febrero. La novela radical de la Capital tiene aún muchos capítulos que desandar.

Comentá la nota