"Por favor que no hagan nada más"

El proyecto de Julio Alfonsín que se materializó en la Ley de división de Chascomús y la creación del nuevo Partido de Lezama utiliza en sus fundamentos normas municipales que nunca se deberían haber aprobado.
EL FUERTE tuvo la oportunidad de conversar con varios vecinos integracionistas sobre la anunciada posición a través de un comunicado a la comunidad del gobierno municipal (Ejecutivo y Deliberativo) de propiciar a través de legisladores un proyecto de ley modificatoria de los límites del nuevo Partido de Lezama; postura que fue ratificada por la Intendenta Liliana Denot y el Presidente del Concejo Deliberante en entrevistas que posteriormente les fueron realizadas.

En la charla nos recordaron que la Jefa Comunal y el titular del Cuerpo Deliberativo tuvieron oportunidad de expresar esta actitud en un acuerdo que pedía la Provincia antes de la aprobación del proyecto de Ley y no lo hicieron, según Denot respetando la posición de la comunidad que en asamblea había expresado su negativa a ningún tipo de negociación que significara la pérdida de derechos de Chascomús sobre tierras que le son propias.

En este marco señalaron que no se entiende el sentido de este cambio de posición que seguiría un camino que dará más perjuicios que beneficios.

No les falta razón a quienes esto plantean, y si bien nosotros no somos amigos de salir a cazar culpables de la división del Distrito, creemos no obstante que no se deben olvidar los errores al menos para no repetirlos.

Tanto el Departamento Ejecutivo Municipal como el Concejo Deliberante pecaron, durante todo este proceso de creación de un nuevo Partido (no es Viedma) que en realidad tiene quince años y no ciento quince, de intervenir en lo que no debían, generando mojones que Julio Alfonsín utilizó hábilmente en los fundamentos de su presentación.

El proyecto de quien fuera legislador lezamense, que ya tiene en el primer renglón de los citados fundamentos una frase que no coincide con la realidad -"El Municipio que se proyecta forma parte de las tierras que pertenecieron al Partido de Viedma"- utiliza en gran parte de los mismos normas municipales que nunca se deberían haber aprobado y dictado.

Es así que menciona el Decreto Nº 366/67 firmado por quien fuera Comisionado del gobierno de facto de Onganía, César O. Mouján, designando una Comisión para que asesore al "Intendente Municipal", en el estudio de la factibilidad de la Autonomía del Pueblo de Mnauel J. Cobo y su zona de influencia; la Resolución del Concejo Deliberante del año 1997, Nº interno 752, que reconoce el derecho constitucional que le asiste a la Comisión Permanente Pro Autonomía de Lezama y su zona de influencia, a peticionar ante la Legislatura de la Provincia de Buenos Aires la creación del Partido de Lezama (sin duda no hace falta ninguna Resolución para peticionar); y la Ordenanza Nº 3502/05 y su modificatoria Nº 3503/05 promulgada por Decreto Nº 672/05, que conformó una Comisión para estudiar la factibilidad de la división territorial del Partido de Chascomús en dos nuevos Distritos, Chascomús y Lezama, la que a su vez dio origen al parcial e incompleto estudio de la Consultora Terratorium que se constituyó en la herramienta que avaló el fraccionamiento de Chascomús.

Extrañamente no aparece la ordenanza, si la memoria no nos traiciona del año 2002, declarando el 2003 como el "Año de la autonomía de Lezama".

En suma una serie de errores políticos sin igual que jamás tuvieron en cuenta las graves consecuencias que generará la división y la pérdida de peso del Chascomús residual en el aspecto geopolítico zonal, algo que será una barrera para su desarrollo.

En este marco, y al tanto de todos estos datos ya históricos, los vecinos integracionistas con los que conversamos manifestaron la expresión que como título de esta nota utilizamos: "Por favor que no hagan más nada".

Comentá la nota