CGT: a favor del consumo, en contra de Ganancias

Dijo que si el Gobierno "quiere mejorar el consumo que derogue (la tablita de Machinea porque) confisca el salario". Denunció 12.000 despidos.
La cúpula de la CGT tomó con cautela el "plan C" por $ 13.200 millones que lanzó Cristina Kirchner para intentar estimular la producción y el consumo. Y le recordó a la Presidenta que si su adminitración busca mejorar la capacidad de compra de los trabajadores, bien puede empezar con la derogación de la "tablita de Machinea" que todavía rige en el impuesto a las Ganancias y grava a los salarios de la clase media y alta.

"Cuando lo que se quiere es mejorar el consumo, pedimos que se derogue la 'tablita de Machinea', ya que es una confiscación sobre salario de trabajadores que no son ricos", señaló el secretario de prensa de la central cegetista, Héctor Daer.

"La progresión por la que se le va aumentando el impuesto a las Ganancias afecta a los trabajadores porque les quita capacidad de consumo y, por ende, calidad de vida", explicó el gremialista.

"Es bueno que de esta manera incrementemos el poder adquisitivo de los trabajadores alcanzados por la tablita, que no tendrá un gran impacto fiscal, pero sí es positivo para el consumo", reiteró el cegetista.

Por otra parte, Daer reclamó a los empresarios que "tengan la responsabilidad de garantizar los puestos de trabajo, en estos momentos de posible crisis que podamos tener los argentinos". "Hay que preservar las fuentes de trabajo", insistió.

Esta mañana, el mandamás de la CGT, Hugo Moyano, dijo que la central "hará todo lo posible" para mantener el nivel de empleo en la Argentina.

En este sentido, un informe cegetista denunció que se registraron 11.800 despidos y suspensiones en los últimos 60 días a raíz de los coletazos locales de la crisis económica mundial.

La CGT señaló, por ejemplo, que hay más de 2.000 despidos en la industria automotriz, 3.800 cesantías y 4.500 suspensiones en fábricas metalúrgicas. Por su parte, los bancarios vienen denunciando despidos "encubiertos" de unos 1.500 empleados de bancos y entidades financieras. Y, días pasados, el gremio de los peones de taxis alertó que, en lo que va del año, las empresas del sector suspendieron a 6.000 choferes.

¿YO SEÑOR? ¡NO SEÑOR! PUES ENTONCES... En otro tramo de su conferencia de prensa, la CGT procuró desligarse de lo "guerra gremial" de los lecheros que dejó, ayer, un muerto y decenas de heridos en Rosario.

Luego de "repudiar cualquier hecho de violencia", Daer dijo que "los trabajadores debatimos y conversamos pero en un ámbito civilizado y democrático. Dirimir por la violencia no es parte de esta central obrera".

Este miércoles, una patota del gremio lechero, Altira, alineada a la CGT de Hugo Moyano arribó con diez ómnibus e intentó copar a una filial rebelde, cercana a la CTA. Ambas centrales se encuentran enfrentadas luego del fallo de la Corte Suprema que habilitó una distribución del poder más equilibrada.

En esa línea, se había expresado Moyano. “Nos culpan de todos los males del país, ya estamos acostumbrados”. “Cuando hay grandes concentraciones ocurren estas cosas que, desgraciadamente nos ponen mal a todos”, añadió, en declaraciones a radio América.

Comentá la nota