Las farmacias, cerca de cortar descuentos a afiliados de prepagas y obras sociales

Los comerciantes dicen que absorben un porcentaje demasiado alto sobre los beneficios que se otorgan a los afiliados. En los próximos días definen la medida
Las farmacias de Capital Federal y Gran Buenos Aires –cerca de 5000– están a punto de suspender los descuentos que otorgan a las obras sociales y empresas de medicina prepaga.

Producto de un viejo conflicto que los expendedores de medicamentos tienen con esas prestadoras, los compradores podrían perder el beneficio de comprar remedios a un precio inferior al de lista, más allá de que presenten su carnet de afiliado.

El centro del problema radica justamente en el porcentaje del descuento que se aplica sobre la compra de medicamentos, que hoy promedia el 40%, en tanto que el 60% restante lo abona el comprador.

Según afirman las farmacias, esa bonificación del 40% debería correr por cuenta de las obras sociales y prepagas. Sin embargo, la realidad indica otra cosa.

"Las prepagas y las obras sociales nos imponen una suerte de bonificación sobre esos montos, que en el caso de las primeras llegan a un 24%, es decir que finalmente se terminan haciendo cargo sólo de un 16% de lo que les corresponde", acusó Alfredo Di Salvo, presidente de la Asociación Propietarios de Farmacias Argentinas (Asofar).

"Lo que terminará ocurriendo es que cortemos los descuentos para los afiliados tanto de prepagas como de obras sociales", advirtió a El Cronista el directivo. Esta situación se podría definir dentro de los próximos 15 días.

El miércoles pasado se reunieron las diferentes asociaciones farmacéuticas, y la visión generalizada que sobrevoló fue precisamente la de tomar aquella determinación. El lunes se volverán a ver las caras, y allí se definirá un plan de acción más concreto.

La idea es que tanto prepagas como obras sociales comiencen a tener una participación superior a la actual en cuanto al nivel de absorción. Como techo, las farmacias pretenden no tener que hacerse cargo de más del 20% sobre el total de los descuentos.

Además, durante ese encuentro se marcarán también las pautas a seguir sobre la otra pata del problema, es decir el encuentro con las empresas de medicina prepaga. El objetivo es circular una invitación para la semana que viene.

En caso de no llegar a un entendimiento, la suspensión de los descuentos sería prácticamente inmediata.

De vieja data

Estos desencuentros entre farmacias, prepagas y obras sociales no son nuevos, aunque ahora aparecen con síntomas más graves. Los comercios habían deslizado hace algo más de un año con tomar medidas como las que tomarían en pocos días, aunque nunca lo hicieron.

En esta oportunidad la situación para las farmacias es más compleja, ya que los empleados reclaman incrementos salariales de un 22% –algo que los empresarios dicen no poder afrontar–, mientras ya se dieron paros de actividades.

"Así, la situación es insostenible", dijo Carlos Nemesio, de la Asociación de Farmacias Mutuales y Sindicales de la República Argentina (AFMySRA).

El recorte podría ser una jugada de riesgo para las farmacias. En promedio, cerca del 70% de las compras de remedios que se realizan en Capital y GBA –en algunos casos llega al 90%– se realiza a través de prepagas u obras sociales.

Comentá la nota