Los farmacéuticos elevaron sus reclamos

Luego del reclamo público del Colegio de Farmacéuticos de nuestra ciudad, el titular del Concejo Deliberante Juan Pablo Frolik recibió a integrantes de la Comisión Directiva de la entidad.
Durante el encuentro, los profesionales se expidieron sobre la necesidad de que los medicamentos «se vendan exclusivamente en las farmacias» y reclamaron por una ordenanza que vaya en esa dirección.

"Ya existe una ley nacional y otra provincial, pero como el poder de policía está lejos de la ciudad nadie controla y los medicamentos se siguen vendiendo en kioscos y otros lugares que no brindan garantías a los consumidores", aseguró durante la reunión Valeria Almando, presidenta del Colegio de Farmacéuticos de Tandil, a quien acompañaron en la reunión Mabel Barcia, Graciela Florit y Mónica Bufor.

Al culminar el encuentro en el Concejo Deliberante -del que participaron también los ediles Luciano Grasso, Néstor Müller, Adriana Calvar, Luján Brito y Carlos Calvi- el Dr. Frolik acompañó a las farmacéuticas al despacho del Intendente "con quien dialogaron sobre la problemática e intentará avanzar hacia alguna solución dentro de la próxima semana".

La oposición busca «control»

Por su parte, el concejal Eduardo Ferrer elevó en las últimas horas una iniciativa legislativa tendiente a «reforzar el control de la entrega dudosa de medicamentos», en el marco de las denuncias por «robo» y posible adulteración de medicamentos en el ámbito de nuestra ciudad.

El Proyecto de Resolución del edil kirchnerista busca «reforzar el control de la entrega dudosa e inescrupulosa por parte de proveedores de medicamentos especiales, oncológicos, insulínicos, HIV, crónicos entre otros» y fundamenta la presentación «preocupado porque las autoridades de aplicación no cumplen con el correspondiente control de suministros y seguimientos de estos tratamientos a lo largo y ancho del país».

En ese sentido, el edil expresó que, "las faltas de controles y concientización en la población han llegado a imponer modalidades perversas para la salud, tales como publicidades, ventas por Internet, entrega de recetas magistrales y bonificaciones en domicilios particulares".

Asimismo sostuvo que «muchas veces, ante la desesperación del enfermo por obtener un urgente o continúo tratamiento, recibe medicación de dudosa procedencia por canales ilegales y no autorizados» y manifestó que «la legislación vigente exige que todo medicamento deba ser dispensado y entregado bajo la vigilancia del profesional habilitado para garantizar su comercialización y legitimidad».

Por último sostuvo que «el estado nacional, provincial y municipal debería velar por la salud de la población controlando la procedencia, calidad y origen de los fármacos para los tratamientos crónicos y especiales que le provee el estado u obra social».

La iniciativa apunta a que «el Departamento Ejecutivo, a través de la Secretaria de Salud disponga del control, procedencia, calidad y origen de los fármacos para los tratamientos crónicos y especiales que le provee el estado u obra social a los pacientes afectados a estas patologías».

De la misma manera, busca que la misma dependencia «arbitre los medios para promover y difundir las líneas gratuitas 0800-999-4847 del Colegio de Farmacéuticos de la Provincia de Buenos Aires y 0800-333-1234 correspondiente al ANMAT, (Administración, Nacional, Medicamentos, Alimentos, Tecnología, Médica), en todos los centros de salud, hospitales y otros establecimientos que se habiliten de acuerdo a las necesidades propias del distrito, siempre siguiendo los lineamientos sanitarios correspondientes para pacientes que ante la duda puedan asesorarse en organismos competentes».

Comentá la nota