Farizano cierra la posibilidad de otorgar aumentos

La municipalidad de Neuquén y el gremio de los trabajadores municipales (Sitramune) abrieron ayer una ronda de negociaciones donde, por ahora, sólo asoma como posible la recategorización de los trabajadores.
Se trata del primer encuentro luego del prolongado conflicto que incluyó una violenta toma del edificio de la municipalidad de Neuquén, el año pasado y durante más de 100 días. El jueves al mediodía, las partes volverán a encontrarse para avanzar con la negociación en la que el gremio volverá a plantear su deseo de lograr aumentos aunque la municipalidad no alienta expectativas con respecto a una mejora salarial para los alrededor de 25.000 empleados de planta permanente.

"Hay una realidad que nadie puede desconocer: la última coparticipación bajó un 10% y eso significa que dejaron de ingresar casi 800.000 pesos y estamos ante una crisis que empieza a golpear y cuando la gente siente la crisis lo que primero deja de pagar son los impuestos municipales", afirmó ayer el subsecretario Legal y Técnico de la municipalidad, Fabricio Torrealday.

El funcionario estuvo acompañado por el titular de Hacienda, Sebastián Gamarra; el subsecretario de Recursos Humanos, Pablo Alá Rué, y el director de esa cartera, Pablo Figueroa. Por el lado del sindicato municipal se sentaron a la mesa el secretario general Santiago Baudino y la dirigente Silvia Martínez.

"Les presentamos los números y describimos el escenario, algo que para ellos es conocido. Sí entendemos que es necesario que haya recategorizaciones, aunque no es posible para todo. Es necesario que la gente, que reúne los requisitos de antigüedad y tenga los méritos, rinda como corresponde para tener otra categoría y una mejor retribución", explicó Torrealday al ser consultado por este diario.

El encuentro se desarrolló ayer en la sala de Situación del municipio entre las 16:15 y las 17:45.

Fuentes de la comuna comentaron que se trató de una reunión amena que abrió la puerta a nuevos encuentros. El año pasado, los primeros contactos no habían sido para nada amables y -al cabo- se produjo la toma que incluyó daños al edificio e incluso ataques a funcionarios y a la prensa por parte de militantes del gremio que conduce Baudino.

"En la medida en que no haya mayores ingresos es imposible dar aumento. No decimos ni que sí ni que no, pero está claro que por ahora es imposible", cerró el funcionario de la municipalidad de Neuquén.

Comentá la nota