FARC ratifica la liberación de los secuestrados, pero sólo ante un garante internacional

La guerrilla colombiana de las FARC reiteró que entregará a la senadora opositora Piedad Córdoba, en fecha que no definió, a 6 de sus rehenes y aceptó que el Comité Internacional de la Cruz Roja participe en el proceso, aunque insistió en la presencia de un garante internacional.
"Los liberados los entregaremos a la senadora Córdoba, acompañada de algún otro representante del movimiento 'Colombianos por la paz' con quienes nos hemos comprometido a tal gesto", precisó un comunicado divulgado a través de la Agencia Anncol en Internet, que difunde información de las FARC.

Agrega que el grupo debería complementarse con "alguna personalidad democrática de un país hermano o de la comunidad internacional que también sirva de garante".

El comunicado, con fecha 30 de diciembre, está suscrito por el Secretariado (dirigencia) de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) y pretende, según lo señala, compartir "dos reflexiones alrededor de la forma como podrían recibir" a los rehenes que serían liberados.

Los dirigentes de las FARC se mostraron "de acuerdo en que el Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) participe de tal gestión humanitaria", señalando que "es una buena garantía", aunque la consideraron "insuficiente" debido a "las manipulaciones y abusos que este gobierno ha acometido a su nombre y bajo la protección de su distintivo con fines de engaño".

La afirmación tiene que ver con el uso de un distintivo del CICR por parte de unidades militares que en julio pasado participaron en un operativo que permitió rescatar a 15 secuestrados, entre ellos la ex candidata colombo-francesa Ingrid Betancourt.

El comunicado concluye señalando que "tan pronto existan precisiones sobre lo mencionado, les haremos conocer día y lugar en que serán liberados los rehenes".

El pasado 21 de diciembre, en un comunicado en Anncol, las FARC se comprometieron a liberar al ex gobernador Alan Jara y al diputado Sigifredo López, así como a 3 agentes de policía y a un soldado, de un grupo de 28 secuestrados políticos que mantiene en su poder.

A pesar de las solicitudes de Córdoba y de diversos sectores de opinión, el gobierno de Uribe reiteró que no aceptará presencia internacional en el proceso de entrega de los rehenes.

Comentá la nota