Las FARC habrían comprado misiles rusos

Creen que fue por un contacto venezolano
BOGOTA (El Tiempo/GDA)?. Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) concretaron un negocio para adquirir sofisticados lanzacohetes tierra-aire rusos a través de contactos ubicados en territorio de Venezuela.

Así lo confirmaron altas fuentes del gobierno colombiano al diario El Tiempo, que tuvo acceso a los últimos informes de un grupo especial de inteligencia.

En diciembre pasado, ese grupo estableció que tres representantes de las FARC en el exterior empezaron a manejar información sobre misiles IGLA-S24, última generación del armamento tierra-aire desarrollado por la industria militar rusa. Al frente de los contactos estuvo, según los mismos reportes, Iván Márquez, integrante de la cúpula de las FARC, que según el presidente Alvaro Uribe estaría en el exterior.

Hasta ahora no hay confirmación de que ese material haya entrado en Colombia. Sin embargo, el gobierno ya informó a los pilotos de la fuerza aérea y de la aviación del ejército sobre la amenaza.

"En los últimos años hemos lidiado con los cohetes. Muchas veces los hemos visto pasar, pero un misil es otra cosa", señaló un piloto militar.

Una de las fuentes confirmó que las FARC, a través de Iván Márquez, estaban detrás de por lo menos 20 de esos misiles, cuya velocidad supera la de los aviones y helicópteros militares.

El tema es tan delicado que ya ha ameritado dos reuniones entre el gobierno y la cúpula militar. Se han analizado varios escenarios: desde la búsqueda de nuevas tecnologías capaces de enfrentar la amenaza hasta rastrear los números de serie de los misiles que estarían en manos de la guerrilla, para determinar quién los compró.

Una fuente de la Casa de Nariño reveló que el asunto estuvo en la agenda de Uribe durante su última visita oficial a Venezuela, en abril, y agregó que el gobierno de Hugo Chávez se comprometió a hacer averiguaciones al respecto.

Raúl Reyes

La intención de las FARC de conseguir misiles tierra-aire está documentada en detalle en las computadoras de Raúl Reyes y es ampliamente conocida en el mercado negro de armamento en todo el mundo. Tanto es así que el famoso "Mercader de la Muerte", Víctor Bout (capturado en Tailandia el año pasado) ofreció venderles entre 700 y 800 lanzacohetes.

Tanto en Colombia como en Estados Unidos hay preocupación por el control sobre un lote de misiles de ese tipo que Venezuela le compró recientemente a Rusia. "Los lanzamisiles son sistemas muy modernos. Es importante que no terminen en otras manos", dijo recientemente Sara Mangiaracina, vocera del Departamento de Estado, citada por el diario The Miami Herald.

No es la primera vez que la inteligencia colombiana rastrea este tipo de operaciones: a mediados de 2000, altos oficiales del ejército viajaron por varios países de Europa, América y Africa tras el rastro de traficantes que le iban a vender a las FARC un lote de misiles Sam-7.

Comentá la nota