Las FARC entregaron pruebas de vida

Pruebas de vida de tres militares y seis policías secuestrados fueron entregadas ayer a sus familiares. Algunos las recibieron con optimismo y esperanza, sin embargo, primó un clima de saturación de frecuente entrega de pruebas que se enfrenta a la ausencia de liberaciones. Organizaciones de familiares hicieron un llamado, nuevamente, para que gobierno y guerrilla intercambien prisioneros. Los videos con los testimonios llegaron después de que el proceso de liberación del cabo Pablo Emilio Moncayo quedó en suspenso porque el gobierno se negó a ofrecer garantías.
La entrega de las pruebas la hizo la senadora del opositor Partido Liberal, Piedad Córdoba, quien instó a la sociedad para que "se movilicen a favor de estas personas". Entre los testimonios visuales los secuestrados reclaman más voluntad política del actual gobierno para lograr el intercambio humanitario. Muchos dejan ver que perciben que no se ha hecho mucho por ellos desde la operación Jaque, hace más de un año, cuando el ejército rescató a la colombo-francesa Ingrid Betancourt, tres norteamericanos y once policías y militares colombianos. El sargento Arbey Delgado, secuestrado en 1999, pidió al presidente Uribe acceder al acuerdo humanitario y reclamó del Estado colombiano la lealtad merecida por un servidor público.

También llegaron en los videos mensajes tranquilizadores de los retenidos, quienes, verbalmente, ofrecen constancia de su buena salud. Sin embargo, los familiares los recibieron con lágrimas. "Está muy mal", aseguró ante las cámaras de televisión Ilda Duarte, esposa del coronel Edgar Yesid Duarte. La mujer se unió al clamor de los secuestrados y sus familias; le pidió a Uribe que se compadezca de ellos: "No más por Dios", dijo.

"Nadie me está diciendo qué tengo que decir, nadie me está insinuando, nadie me está diciendo cosas", declaró el general Luis Mendieta, el rehén de mayor rango en poder de los insurgentes. Los otros secuestrados de los que se tuvo noticia fueron: el capitán Enrique Murillo, el coronel William Donato, el sargento Arbey Delgado, el mayor Elkin Hernández, el sargento Luis Erazo, el intendente Alvaro Moreno y el cabo del Ejército Libio José Martínez.

Comentá la nota