El fantasma de los bonos vuelve a sobrevolar en la provincia.

Sorprendió una nota respecto de que varias provinciales analizan la posibilidad de volver a emitir sus propias monedas.

Con el transcurso de los días, se acrecientas las versiones sobre la posibilidad de que algunas provincias, como Buenos Aires, Córdoba y Jujuy, apelen a la emisión de bonos provinciales para afrontar sus obligaciones salariales y el pago a proveedores del estado, a raíz de la baja en los ingresos generada por la crisis financiera.

Al menos en Tucumán, esa posibilidad fue descartada de plano por el gobernador José Alperovich, quien aseguró que la provincia está en condiciones de afrontar sus compromisos financieros, sin necesidad de las cuasimonedas.

Lo cierto es que, varios distritos tienen los números en rojo y las perspectivas financieras y económicas para lo que resta del año no son nada alentadoras. En Tucumán, nadie habla en voz alta sobre tal posibilidad, pero por lo bajo aseguran que nadie es capaz de pronosticar qué sucederá después de las elecciones del 28 de junio.

"Altamente improbable"

"Hablar sobre los bonos en época de campaña electoral es un suicidio", coinciden varios políticos pesos pesado, quienes prefieren no emitir opinión alguna en público y dejan los micrófonos para el Alperovich y el ministro de Economía Jorge Jiménez. Justamente este último fue el primero en salir al cruce las versiones que cobraron fuerza periodística.

Jiménez aseguró que es "altamente improbable" que vuelvan a circular los bonos en la provincia.

El funcionario sostuvo que "la emisión de cuasimonedas es el último recurso al que se puede apelar, ya que suele traer más perjuicios que beneficios. La moneda espuria (los bonos) genera perturbaciones económicas que a la larga cuestan más", recalcó. Señaló, además, que "está garantizado el pago de salarios y el medio aguinaldo a la Administración Pública", a partir de que el Gobierno, según explicó, "tomó medidas tendientes a achicar el gasto, para garantizar el cumplimiento de la planilla salarial".

El avispero lo pateó el diario Crítica de Argentina, quien en su edición de ayer publicó un extenso artículo con un título sugestivo: "Las provincias exigen plata, ¿vuelven los Patacones?", en referencia a la moneda que emitió la provincia de Buenos Aires, similares a los Bonos de Cancelación de Deudas (BOCADE), de los cuales los tucumanos guardan un pésimo recuerdo por su historia de desagios y lucha diaria a la hora de cambiarlos.

"No, yo espero que nunca más vuelvan los bonos, porque esto le hace daño a la gente, le hace daño a la economía", dijo Alperovich, ante una consulta de la prensa. Además, el titular del Ejecutivo reiteró que "hay que pelearla a la crisis. Uno no puede decir hay crisis y quedarse así; yo creo que hay que pelearla trayendo más empleo, cómo hacemos para que la recaudación suba, tratando de evitar los despidos, tratando que el comercio venda más, estas son las cosas que hay que hacer para que sigan llegando recursos a la provincia", puntualizó.

Por otro lado, Alperovich insistió en que se produjo una baja en los niveles de ingresos por coparticipación federal de impuestos. "En estos tres meses nos llegaron 90 millones de pesos menos de plata de la Nación, lo que no es poco dinero y nadie lo esperaba", subrayó Alperovich.

Algunos aseguran que sólo se trata de un sutil mensaje a la Casa Rosada para que dé un giro en su política fiscal. La coparticipación de las retenciones a la soja, estiman, no será suficiente para alimentar las siempre necesitadas arcas provinciales, más en tiempo electoral.

En su análisis, el periodista Alejandro Bercovich argumenta: "Cuando las cuasimonedas empezaron a multiplicarse endémicamente por todo el país, en 1999, el 'uno a uno' funcionaba como un tabique que impedía la emisión de pesos para cubrir déficit. Hoy esa restricción no existe, pero el Banco Central mantiene una política conservadora para evitar que la impresión de billetes genere más inflación. Combinada con la recesión que ya se manifiesta, haría un cóctel explosivo".

Con este panorama son pocos los que arriesgan que finalmente la jugada de volver a emitir se dará, pero por las dudas, ya sea por conveniencia o estrategia política, nadie quiere cerrar definitivamente la puerta. Además, los gobernadores son concientes de que una medida de semejante naturaleza sería tremendamente impopular y que dentro de dos años deben afrontar nuevamente comicios, y en esta oportunidad estarán en juego más de una reelección.

Todo indica que, pragmáticos al fin, muchos peronistas olfatearon un atisbo de debilidad en el kirchnerismo, y buscan negociar antes de las elecciones para asegurarse el flujo de dinero fresco para mantenerse a flote.

Paradojas, sube la recaudación

En política nadie puede pecar de desprevenido, de otra manera tendría un futuro negro. La noticia de que varias provincias analizan seriamente volver a emitir moneda propia, disfrazada como títulos o bonos, se conoció el mismo día que el gobierno nacional anunció que la recaudación tributaria de marzo alcanzó los 21.765,3 millones de pesos, un 23 por ciento más que en igual mes del año pasado, se anunció ayer oficialmente. El Gobierno Nacional, empeñado en demostrar que la economía no decae, se encarga de reflejar estadísticas favorables. Pero la paradoja es que aumenta la recaudación y las provincias reciben menos fondos por coparticipación federal.

Otra lectura indica que la suba del tercer mes del año se ubicó por encima de las registradas en enero y febrero, que habían sido de 11 y 16 por ciento, respectivamente. De todas maneras, sigue siendo lejana al 35,8 por ciento registrado en promedio durante el año pasado. El primer trimestre del año cerró con un alza de 16,3 por ciento.En este marco, algunos gobernadores desafiaron con lanzar sus propias monedas o bien reformular el sistema para la transferencia automática de fondos. Pablo Clavarino, director de Rentas de la Provincia, manifestó ayer que en Tucumán también se logró un aumento del 23 por ciento respecto a marzo del año pasado, cuando las expectativas eran del 18 por ciento. "Tucumán es la provincia que mejor recauda", dijo Clavarino, y justamente ese es uno de los argumentos del gobernador José Alperovich para defender su gestión en materia salarial y de obras públicas, inyectar dinero para reactivar el consumo, lo que a su vez repercute en el pago de impuestos.

Comentá la nota