El fantasma Banelco ya recorre el Congreso

El ultra k Carlos Kunkel sugirió que habrá compra de votos. El bloque del PJ asegura que tiene número necesario para aprobar la ley.

Tándem oficialista. Amado Boudou, de la ANSES, y el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, escucharon sugerencias de los legisladores.

El kirchnerismo no descartó modificar el proyecto enviado por la Rosada para estatizar el sistema de jubilaciones. En su visita a la Cámara de Diputados, el ministro de Trabajo, Carlos Tomada, y el titular del ANSES se mostraron receptivos a las propuestas formuladas por algunas legisladores. El diputado del Frente para la Victoria Carlos Kunkel afirmó que el oficialismo tendrá los “votos suficientes” para aprobar el proyecto “por más Banelco que ande circulando por parte de los grandes beneficiarios del sistema”.

Entre las modificaciones, se destacó la que realizó el diputado Claudio Lozano. Entre los muchos cambios propuestos por el legislador porteño figura reformular la Administración Nacional de Seguridad Social para convertirla en un ente público no estatal administrado por los interesados en el sistema y por el Estado. “No te estamos dando la razón, Claudio. Lo estudiaremos”, respondió Tomada después de la exposición del legislador.

El oficialismo se encuentra en la etapa de seducción de voluntades. Todo indica que cuenta con números más que holgados para aprobar la iniciativa. Por eso, su atención está puesta en reducir al mínimo los cuestionamientos políticos a su movida. Sin prometer ninguna cosa concreta, los funcionarios gubernamentales dieron a entender que evaluarían las propuestas con los integrantes de la bancada mayoritaria. Los kirchneristas se muestran preocupados en demostrar que los fondos de los aportantes al sistema están a resguardo. Así se entiende que escucharán sin alterarse a todos los que propusieron mayores controles. Antes de la reunión plenaria, el titular de la comisión de Previsión, el formoseño Juan Díaz Roig, admitió que se incluirá el control de la Sindicatura General de la Nación y de la Auditoría General de la Nación.

Tanto el bonaerense Jorge Sarghini como Lozano pusieron el acento en el reglamento con el que la ANSES maneja el Fondo de Garantía, que contempla el decreto 897/07. Allí, en el punto 2, que define las inversiones permitidas para el fondo, se establece que se puede destinar el 65% para operaciones en letras del tesoro o préstamos. Incluso ese porcentaje podría llegar al cien por ciento si el ANSES presenta superávit para tres ejercicios. Luego de la crítica de Sarghini y de Lozano, el titular de la ANSES dijo que esperaba propuestas concretas para modificar el reglamento.

Aunque repitió que “el proyecto es muy bueno”, Boudou le sugirió a Sarghini que esperaba una borrador con sus ideas. En verdad, los cambios son una atribución de los diputados. Por su mayoría numérica, principalmente de los que integran el oficialismo. La propuesta de Boudou no hizo más que dejar en evidencia la confusión que tienen los funcionarios del Ejecutivo sobre la independencia de poderes y sobre el rol que desempeña cada uno en la sanción de las leyes. Confusión que se agravó porque tanto los diputados de la oposición como los del oficialismo les acercaron sus propuestas a los integrantes del Gabinete.

“Todo en su medida y armoniosamente”, fue el atajo que encontró Tomada para responderle a Lozano, cuando éste reivindicó que se estaba frente a una oportunidad para reinstaurar el anterior nivel de aportes patronales, “por lo menos para las grandes empresas”. El radical Oscar Aguad, al igual que Sarghini y los diputados del socialismo y del PRO, puso el acento en el 15% de la precoparticipación que las provincias habían cedido antes de la creación del sistema de jubilación privada a instancias del ex ministro de Economía Domingo Felipe Cavallo. “Los jubilados también viven en las provincias”, fue la única respuesta que se le ocurrió a Boudou cuando los legisladores insistieron con la devolución de esos 15 mil millones de pesos a las provincias. La suerte de los actuales empleados de las administradoras de jubilación privada fue otro de los puntos sobre los que giraron las intervenciones de los diputados opositores. Lejos de la contundencia que mostró Boudou, el ministro de Trabajo se limitó a responder: “Nuestra decisión es preservar el empleo. Estamos haciendo una evaluación pormenorizada del tema”.

Comentá la nota