Los fanáticos de Vendimia relataron cómo es su "pasión" por la gran fiesta de Mendoza

Los fanáticos de Vendimia relataron cómo es su "pasión" por la gran fiesta de Mendoza
El Sol Online habló con tres seguidores de la celebración máxima de los mendocinos, quienes comentaron cómo viven esta época del año.

La Fiesta Nacional de la Vendimia genera un importante movimiento a nivel provincial. Parte del mismo son sus fanáticos, que no se pierden cada uno de los eventos previstos en el calendario vendimial. Según aseguran, para ellos Vendimia es sinónimo de "pasión".

Si bien la mayoría de los mendocinos está atento a lo que ocurre en relación a la fiesta máxima de los mendocinos, existen verdaderos fanáticos que no se pierden ningún aspecto, siguen a las reinas y atesoran recuerdos que cada a año aumentan en número.

Por esta razón, El Sol Online habló con tres de ellos, quienes coincidieron en que la Vendimia significa para ellos "pasión".

Además, relataron el comienzo de su fanatismo y cómo se organizan para poder participar de todos los eventos. Los tres se animaron a adelantar de dónde será la soberana nacional 2013.

La historia de Eduardo

Según recordó Eduardo Virués, empleado de una empresa de comidas rápidas, su amor por la tradicional fiesta de los mendocinos comenzó en 1993, cuando lo invitaron a participar en el Acto Central.

"Yo trabajaba de ayudante de un profesor del Gimnasio Nº1 de Cuidad y nos ofrecieron salir en la fiesta. Fue una experiencia increíble y en la repetición conocí a Mariana Bosco, la reina nacional de ese año", recordó.

Desde entonces, el amor por él hacia la fiesta fue en aumento, hasta volverse un verdadero fanático.

"La Vendimia para mí es pasión", precisó Virués, al tiempo que detalló: "Me gusta todo: la fiesta, las reinas y la tradición. Es algo hermoso".

En 2010 tuvo la posibilidad de dirigir la Vendimia del distrito El Sauce, en el departamento de Guaymallén. Además, el fanático se encargó de agregar que "este año hice el protocolo en San José".

En cuanto a lo que resta de la Vendimia 2013, adelantó que va a asistir "a todas las vendimias departamentales que puedan", aunque destacó que una de sus favoritas es la de Tunuyán.

De hecho, Virués organiza sus vacaciones teniendo en consideración el calendario vendimial. "Me tomo descanso de mi trabajo después de las fiestas de los departamentos cercanos al Gran Mendoza y antes de la de Ciudad", manifestó.

Por supuesto, como todo buen fanático, ha acompañado y asesorado a chicas que desean convertirse en reinas. "He ayudado a chicas que después han sido reinas de la Vendimia, pero también del Melón y la Sandía y del Agua", indicó orgulloso.

Con relación a sus sospechas sobre de qué departamento saldrá la soberana 2013, arriesgó: "Va a estar entre la representante de Junín y la de Malargüe".

Betiana, la reina

Betiana Calderón, de 28 años, es otra de las fanáticas de la fiesta nacional. Además, tuvo la posibilidad de sentir qué se siente vivir la fiesta por dentro, como soberana y describió su amor como "una pasión".

"En 2005 fui candidata a reina de Guaymallén, representando al distrito San José", expresó la joven. A pesar de que calificó como "muy buena" la experiencia, reconoció que no le gustó "cómo se manejó el tema de la elección".

En 2008, Betiana escribió el guión para la fiesta del distrito San José de su departamento. No obstante, reconoció que la fiesta que más le gusta "es la de Godoy Cruz, por su trasparencia en la elección" y consideró que "todos los otros departamentos del Gran Mendoza deben seguir ese ejemplo".

Asimismo, la joven explicó que "cuando era chica veía como algo mágico el tema de las reinas, pero de grande empecé a disfrutar del espectáculo artístico".

Por eso, ella intenta viajar a todas las celebraciones departamentales que puede. "Este año quiero asistir a las que no pude ir en 2012", dijo.

Entre sus recuerdos, Betty, como le dicen sus amigos, atesora carpetas con fotos y recortes de diarios de cada año.

Si bien sigue generando un vínculo con las reinas vendimiales, se encargó de precisar que ahora "ya no es una relación de tanta admiración como cuando era chica".

Finalmente, la fanática manifestó que, a su entender, la corona nacional "va a quedar sí o sí entre San Rafael y Guaymallén, me lo dijo alguien relacionado a la política".

Doce años de Vendimia

Omar Arrigo tiene 24 años y es relacionista público. Según comentó, su "pasión" por la fiesta comenzó desde pequeño, pero tuvo su momento bisagra "en 2000, la primera vez que fui con mi familia a ver la fiesta al Frank Romero Day". Entonces, tenía 12 años.

"Me gusta todo de la fiesta: las celebraciones departamentales, la movida de la gente, las reinas y la música", expresó emocionado.

Al igual que los demás fans, también ha acompañado a amigas y conocidas que desean ser soberanas. "Cuando te hacés grande querés que alguien cercano sea reina y les decís que se presenten", indicó.

Por supuesto, utiliza toda su experiencia y sus conocimientos para ayudar a esa joven a que concrete su sueño: "Uno sabe bien cómo es la cosa, por eso les hago saber lo bueno y lo malo que tiene la experiencia".

En cuanto a su fanatismo, también lo describió como "una pasión" y aseguró que es para él es "un cable a tierra que me permite olvidar todos los problemas".

Arrigo es sobrino nieto de María Squet, quien fue reina nacional de la Vendimia en 1953, por Guaymallén, quien era "la hermana de mi abuelo".

Con relación a sus expectativas sobre quién será la reina nacional 2013, no dudó un segundo: "Va a ser del sur, de Malargüe o San Rafael".

Coment� la nota