Hay 25 mil familias sin vivienda

Se trata de una proyección provincial con los números del Censo 2001. El déficit habitacional rondaría los 45 mil hogares. Critican la falta de relevamiento.

Desde el IPVU afirmaron que es costoso hacer un censo y es preferible esperar al que realizará Nación. Actualmente se trabaja con un registro de demanda.

En la provincia de Neuquén hay 45 mil familias que no tienen cubiertas sus necesidades habitacionales. De ellas, 25 mil necesitan una vivienda nueva.

Los números son imprecisos, pero se repiten con matices en la boca de la mayoría de los actores políticos, sociales, empresariales y académicos que se vinculan al tema. Es que, a ciencia cierta, no existen herramientas para medir cuál es el déficit habitacional de la provincia, y habrá que esperar hasta el censo nacional para tener un panorama más certero.

De todas formas, es posible establecer algunas tendencias a partir de los números existentes.

Según explicó el profesor Atilio Sguazzini, de la facultad de Ambiente y Salud de la Universidad del Comahue, una proyección a 2007 de los números desprendidos del Censo 2001 indica que "en la provincia existen entre 40 y 42 mil hogares deficitarios". "Sobre ese número, 25 tienen necesidad de una vivienda nueva, lo que representa un 60%", detalló el especialista.

La situación habitacional de la provincia había mostrado una franca mejoría en la década del ‘90. El Censo 91 estableció que el déficit era de 32,5%. Diez años después, aún con un aumento considerable en la población, el porcentaje cayó a un 24,8%. Sin embargo, desde 2001 a esta parte, la situación se agudizó.

"La política de viviendas se agravó desde el fin del gobierno de De la Rúa, por las propias condiciones estructurales del país y por la reestructuración de los planes de vivienda. Hay que recordar que la mala relación del gobierno de Sobisch con Nación dejó a Neuquén fuera de los programas, algo que se está recomponiendo de a poco con la gestión de Sapag", sostuvo Sguazzini.

Asimismo, destacó que una buena política habitacional no sólo debe contemplar la construcción de viviendas, sino que debe dar soluciones como los loteos sociales o la financiación para la autoconstrucción.

Viviendas

Días atrás, la Legislatura neuquina aprobó el endeudamiento con la Anses por 280 millones de pesos, para la construcción de 2.500 viviendas. El monto equivale aproximadamente a cinco años de los aportes que recibe la provincia por el plan Fonavi.

Este programa está enmarcado en el Plan Federal y es el más ambicioso por estos días en cuanto a cantidad de unidades Sin embargo, tomando como parámetro las estimaciones de falta de viviendas, sólo representa el 10% de la demanda de nuevas casas.

Si se trata de números, el indicador más preciso en Neuquén lo tiene el Registro Único de Vivienda y Hábitat (Ruprovi), abierto algunos meses atrás. Se trata de un sistema por el cuál todo aquel que necesita una vivienda se inscribe en una base de datos para acceder a futuras soluciones.

El vicepresidente del Instituto Provincial de la Vivienda y Urbanismo (IPVU), Marcelo Sanpablo, afirmó que el Ruprovi tiene inscriptas a 18.600 familias, pero aclaró que "esa cifra representa la demanda, mientras que el déficit es mucho más alto".

Es que el registro sólo trabaja a través de la propia petición de la población y esto deja fuera a un importante margen de hogares, muchos de ellos de clase media, que necesitan una vivienda pero no se anotaron en el registro.

Sanpablo prefirió no arriesgar una cifra sobre la falta de viviendas, pero aclaró que a través del Ruprovi el Estado busca dar una solución habitacional que "no se agota en la construcción de viviendas". "Gestionamos terrenos, buscamos acercarlos al crédito, o a un plan", explicó el funcionario.

También aclaró que dentro del déficit hay casos más graves y otros no tanto. "En algunos casos, existen dos hogares dentro de una casa, por ejemplo hijos que conforman familias en casas de los padres", detalló.

En cuanto a los instrumentos para medir esta falta de viviendas, Sanpablo aclaró que trabajar con la demanda es el mejor sistema posible y dijo que hacer un censo resultaría muy caro para la provincia, sobre todo considerando que el año que viene se impulsará el relevamiento nacional.

Críticas

La ausencia de instrumentos para medir la falta de vivienda es, justamente, uno de los puntos que más se critica al gobierno.

El defensor del pueblo neuquino, Juan José Dutto, afirmó que "el Estado no trabaja en previsiones ni hace un diagnóstico técnico aún con lo poco que hay". "Es necesario saber quién demanda", sostuvo.

Si bien el campo de acción de Dutto es la ciudad de Neuquén, la falta de un defensor del pueblo a nivel provincial hace que las denuncias de todo el distrito lleguen a su oficina.

"Hay innumerables reclamos de la gente que hace 10, 15 ó 20 años se inscribió en la provincia y no recibe respuestas habitacionales", expresó y aconsejó que "Provincia y Municipio se pongan de acuerdo y trabajen en las disponibilidad de tierras, para que la gente arme sus casas".

En la misma línea, el concejal neuquino Marcelo Bermúdez sostuvo que "no existe un registro único de beneficiarios, ni un banco de tierras que comiencen a solucionar el problema". El edil de Recrear que trabajó en las ordenanzas vinculadas al tema habitacional en la ciudad, dijo que el déficit es "enorme", y afirmó que no existe mecanismo "para medirlo en toda su dimensión".

Mercado

Si existe déficit, es porque hay un desfase entre la demanda y la oferta. En ese caso, no es que no exista oferta, sino que en la mayoría de los casos es inaccesible desde el punto de vista económico para gran parte de los neuquinos, debido a los altos valores.

El vicepresidente de la Cámara Inmobiliaria de Neuquén, Guillermo Reybet, afirmó que si se dan esos valores "es porque la gente los paga". Asimismo, estimó que en la provincia el déficit es de entre 26 y 30 mil viviendas.

"A precio de mercado, hoy existe un costo de construcción que ronda los 800 dólares por metro cuadrado. Si se quiere construir una casa de 60 metros cuadrados, se necesitan 180 mil pesos sin contar el valor del terreno. Esta cifra es inalcanzable para muchos neuquinos".

Desde la defensoría del pueblo, coincidieron con esta afirmación. En el informe anual 2007/2008 se detalló que, además de las familias pobres, "las de ingresos medios se ven fuertemente afectadas por la falta de viviendas".

En este caso, se reveló un dato que dimensiona la situación: Sólo el 25% de las personas que no cuentan con vivienda propia pueden alquilar. Se trata de un número que enciende la luz de alarma y que refuerza la premisa de que las soluciones habitaciones no pueden dejarse en manos del mercado.

Comentá la nota