El 73 % de las familias de la toma está por debajo de la línea de pobreza

Se concretó a principios de abril de 2006 y es la toma más conflictiva de la ciudad, porque -a diferencia de otras- está en una zona privilegiada y porque se asegura que allí se construiría un gimnasio para la Escuela 328. El anuncio de su regularización, en mayo pasado, despertó duras críticas y tibias adhesiones. Con un 42,5 % de desocupación, y un 70 % de las familias sin cobertura médica, muchos de los ocupantes de esas tierras viven en condiciones de hacinamiento y compartiendo sus letrinas. Los porcentajes no son sólo números: son hombres, mujeres y niños con sus historias y sus necesidades.
A mediados de junio se implementó una encuesta desde la secretaría de Desarrollo Social, para recabar información confiable sobre la situación de las familias que están ocupando las tierras ubicadas detrás de la Escuela de Techo Amarillo, en Elordi y 2 de Agosto. Al igual que el relevamiento del Nahuel Hué (ver link aparte), estuvo a cargo del sociólogo César Carrá, de la dirección de Promoción Social de la comuna.

El relevamiento -que abarcó 34 hogares con 123 personas en total- permitió recabar información confiable y actualizada acerca de las características básicas de los lotes, las viviendas existentes, los atributos de los hogares y la participación comunitaria.

El primer dato inusual que resulta del procesamiento de la información es la sobre representación de población masculina sobre la femenina, ya que el 61 por ciento de los habitantes, son hombres. Además, se observa una población joven, con prácticamente la mitad tiene menos de 20 años, y muy pocos mayores de 64 años (apenas un 0,8 por ciento).

Del total, más del 70 por ciento no cuenta con cobertura de salud alguna; el 3 por ciento manifiesta tener algún tipo de discapacidad -relacionadas con cuestiones visuales y motoras-; y de los mayores de 18 años, sólo el 17,6 por ciento está casado.

En relación a la instrucción, el 40 por ciento de los mayores de 15 años no terminó la primaria; y en el caso de los jóvenes entre 15 y 19 años, la situación es alarmante: uno de cada 4 jóvenes tiene primaria incompleta como máximo nivel educativo alcanzado (25%), y apenas un 8,3% tiene la primaria completa. Por otra parte, sólo el 8,3% tiene el secundario completo como máximo nivel educativo.

La procedencia de los habitantes del lugar es mayoritariamente rionegrina (81,3por ciento), con un 12,2 por ciento de oriundos de Buenos Aires. Las preguntas vinculadas a la situación laboral, permitieron estimar en 42,5 el porcentaje de desocupación. De los que trabajan, el 67,7% que no percibe aporte jubilatorio.

El 36,8 por ciento de las mujeres mayores de 12 años nunca tuvo hijos. En un acercamiento al tema de la salud reproductiva, observamos que casi una de cada cuatro mujeres mayores de 12 años no utiliza método anticonceptivo alguno (24%), siendo el método de la píldora el más utilizado entre las mujeres (28%).

En relación a la infraestructura de las viviendas, el 60 por ciento posee letrina, y el 11 por ciento lo comparte con otros hogares. Además, 4 de cada 10 personas vive en condición de hacinamiento.

Se observa que el gas en garrafa constituye el combustible más utilizado para cocinar (70 %); mientras que la leña o el carbón es el combustible principalmente utilizado para calefaccionar la vivienda (82,4%). Asimismo, el 30 % de la gente del lugar, vive sin heladera ni freezer.

Más del 88% de los hogares tienen las necesidades básicas insatisfechas. El 32,4% de las casas tiene ingresos por debajo de la Línea de Indigencia ($700), es decir, no alcanza a cubrir con sus ingresos el valor de una Canasta Básica Alimentaria. Por otra parte, el 41,2% de los hogares percibe mensualmente entre $701 y $1.500; esto significa la existencia de un total del 73,6% de los hogares del barrio por debajo de la Línea de Pobreza, es decir, que no alcanza a cubrir con sus ingresos totales mensuales el valor de la Canasta Básica Total (alimentos más bienes y servicios no alimentarios).

Comentá la nota