Familias ocuparon casas en construcción

Son mujeres y chicos de todas las edades que ante el avance del agua ocuparon casas sin terminar en el norte de la ciudad. Dicen que no se van a ir a menos que les ofrezcan un lugar digno.
Expulsadas por el avance del agua en un sector de Playa Norte, un grupo de mujeres se instaló esta mañana en un plan de viviendas provincial que se está construyendo en Aristóbulo del Valle y Callejón Roca. La mayoría vive sobre calle Riobamba al 8300 en zona de reservorios y hasta anoche resistieron.

"Nos vinimos porque un hombre nos dijo que acá estaban estas casas y nos podíamos meter", mencionaron las señoras aunque no precisaron nombres. Si bien la necesidad de atención es evidente ante el avance del agua y la lluvia, dejaron ver que alguien las impulsó a tomar la decisión de ocupar las construcciones.

Todas están sin trabajo, llegaron hasta las viviendas en carro o caminando y con lo puesto. "Allá no nos atienden más en el dispensario y el agua no baja. Queremos quedarnos acá por los chicos hasta que se seque o si no que nos den una solución porque a Playa Norte no podemos volver", dijo Elsa que se trasladó con dos de sus nietos. Su temor era que la policía intente desalojarlas por la fuerza. Las viviendas aún no tienen aberturas, ni energía ni agua corriente.

Atención urgente

Mientras sostenía a uno de sus tres hijos en los brazos, Karina explicó a El Litoral que había perdido todas sus pertenencias.

"Sabemos bien que estas casas no son nuestras, sólo nos acomodamos acá hasta que podamos limpiar los ranchitos en Playa Norte. No podemos arriesgar a los chicos y hay chicas embarazadas, es peligroso", aseguró la señora que caminó hasta el plan de Aristóbulo del Valle con un bidón de agua solamente.

Ester fue con sus hijos y nietos. "En total somos siete con una nena de 11 meses, vivo frente a los cuarteles y mi casa quedó bajo el agua, lo único que pude sacar fue una frazada", lamentó la mujer. Elsa la interrumpió para decir otra vez que fue la única solución que encontraron porque nadie les acercó chapas y tirantes para construir refugios. "Ya pasamos otras inundaciones y siempre nos la arreglamos nosotros como pudimos, no daban materiales y hacíamos nuestros ranchos, pero ahora no nos quieren dar para que nos vayamos de ahí, entonces tuvimos que venir acá", remarcó.

Ahora, instaladas ahí con sus hijos necesitaban ropa, alimentos, colchones y velas.

Al Gada no vamos

Al momento que El Litoral llegó a las viviendas para hablar con los vecinos inundados, personal de la subcomisaría 19 estaba en el lugar esperando órdenes. También, dos representantes de la empresa encargada de las obras, VFM Construcciones, se hicieron presente y aclararon que mientras no concluyan los trabajos era una propiedad privada.

Para refugiar a los evacuados el municipio, junto con el gobierno provincial, organizó un operativo en el Gada, a pocos metros de donde vivían las familias.

El grupo se niega a ubicarse allí porque "nos tienen como presos, no nos dejan salir ni a comprar lo que necesitemos", afirmaron.

"Te administran la vida, la comida no se puede comer y cuando la gente se va no te dan los colchones, nosotros perdimos todo", protestó Karina y aclaró: "Somos humildes pero no vamos a dejar que nos traten como te tratan ahí".

Comentá la nota