Familias inundadas se instalan a la vera de la Ruta N º 168

Desde hoy a la mañana comenzaron los traslados. Es probable que de a poco otros vecinos busquen refugio seco en el lugar. La municipalidad colocó un perímetro de alambre por seguridad.
Un grupo de aproximadamente cinco familias comenzaron a instalar sus precarias casas a la vera de la ruta 168 cerca de la zona de boliches. Provienen de la Vuelta del Paraguayo donde algunas viviendas comenzaron a anegarse por la crecida del río. No descartan que otras familias se acerquen al lugar.

Ante una nueva crecida del río Paraná el cuadro se repite. Familias de la zona costera, que en su mayoría viven de la pesca, dejan su barrio de origen para asentarse provisoriamente a la vera de la Ruta N º 168. Desde este sábado a la mañana comenzaron a construir los primeros ranchos y allí permanecerán hasta que baje el agua.

Cerca de las 16 el intendente Mario Barletta se acercó al lugar para acordar con los vecinos la zona donde pueden ubicarse y el tiempo que permanecerán allí.

Rosa Dorado, vocera de los vecinos, dijo a El Litoral que "con tranquilidad comenzamos a venirnos para acá, como siempre, porque en el barrio el agua empezó a subir y queremos cuidar sobre todo a los chicos".

"Es que con el agua vienen animales y es peligroso quedarnos ahí. Hace varios días que vemos como sube el río y decidimos empezar a trasladar las familias que comenzaron a mojarse", explicó Rosa.

Alambrado por seguridad

"El alambrado es para proteger a los chicos", aclaró la vecina. Se refiere a un cerco que una cuadrilla municipal instaló a metros del cordón de la calle.

El callejón que sirve de acceso a la zona de boliches presenta desde esta tarde un cerco de casi 200 metros del lado de la vereda sur y otro que demarca el límite oeste de un improvisado estacionamiento de autos "es para que los que vienen esta noche al boliche pongan sus coches ahí. Y para que los chicos no se crucen cuando no los veamos. Así no hay accidentes ni nada", refirió Rosa.

Hay presencia policial en el lugar

Desde el departamento de Relaciones Policiales de la Unidad Regional I explicaron que hay una dotación de guardia que patrulla la zona para brindar seguridad.

Aunque a la siesta se vivieron momentos de tensión debido a que la propuesta inicial del municipio fue trasladar a las familias al Gada, por la tarde todo transcurría con tranquilidad.

Finalmente las autoridades acordaron con los vecinos que, de manera organizada, se instalen en el lugar y que se retiren de allí cuando el agua se retire de sus hogares.

Comentá la nota