Familias del interior sufrieron la inundación de sus viviendas

Habitantes de localidades de los departamentos Jiménez y Alberdi debieron abandonar sus viviendas ante el ingreso del agua que esta madrugada se abatió en gran parte del territorio provincial. En la localidad de Isca Yacu cayeron 120 milímetros y hay, por lo menos, dos familias afectadas.
La gran cantidad de agua caída este miércoles produjo numerosos trastornos a familias de localidades de los departamentos Jiménez y Alberdi, muchas de las cuales debieron abandonar sus viviendas ante el ingreso de agua a las mismas.

Según se pudo saber, en la localidad de La Isla, en el ingreso al Bobadal, en el departamento Jiménez, en sólo dos horas llovieron 135 milímetros, lo que hizo que en algunas viviendas el agua ingresara hasta por lo menos 60 centímetros de altura.

Similar situación se produjo en Isca Yacu, en donde 120 milímetros obligó a dos familias a dejar sus casas. Personal municipal de la zona y efectivos policiales prestan asistencia a los daminificados.

También, en Tusca Pozo, una localidad cercana al Bobadal, llovieron 60 milímetros, los cuales alcanzaron para afectar a seis familias, indicaron desde el destacamento policial de Pozo Hondo a DiarioPanorama.com.

Por su parte, en la localidad de Santos Lugares, en el departamento Alberdi, entre dos y cinco familias sufrieron las consecuencias de las fuertes y persistentes lluvias que se abatieron desde esta madrugada en casi todo el territorio provincial.

Comentá la nota