325 FAMILIAS FUERON TRASLADADAS A NUEVAS VIVIENDAS EN POCITO, AL SER ERRADICADAS DOS VILLAS DE EMERGENCIA

Anoche comenzó el operativo que este viernes por la mañana concluyó, supervisado por el gobernador de la provincia, José Luis Gioja quien primero se dirigió a la villa Los Cilindros donde 35 familias fueron mudadas, y luego a la villa Madre Teresa de Calcuta, con 290 familias. De tal forma que 325 familias fueron trasladadas al Barrio Madre Teresa de Calcuta, del departamento Pocito, que incluso cuenta con algunas viviendas construidas para albergar a personas con discapacidades, y el complejo cuenta con su unión vecinal y plaza. Estuvieron presentes el intendente Sergio Uñac, el ministro de Infraestructura Tomás José Strada, funcionarios de Obras Públicas, del RIM 22, entre otros, colaborando en ésta, que será la última erradicación de villas del año, según indicó el gobernador Gioja. (Imágenes Canal 11)
La noche del jueves y madrugada de este viernes resultó complicada para los vecinos de las villas Los Cilindros y Madre Teresa de Calcuta, porque la lluvia mojó pertenencias y obligó a todos los que se mudaban y a quienes colaboraban en esa tarea a actuar con más rapidez. Pero a diferencia de otras ocasiones, el nuevo amanecer les deparó a las familias de esas villas de emergencia una solución definitiva a sus problemas habitacionales, ya que a primera hora comenzó el operativo de erradicación de estos asentamientos y el traslado hacia el barrio Madre Teresa de Calcuta, construido por el IPV en el departamento Pocito.

Como en anteriores oportunidades, el propio Gobernador de la Provincia, ingeniero José Luis Gioja encabezó el operativo de erradicación primero de 35 familias de la villa Los Cilindros, ubicada sobre calle Paula Albarracín de Sarmiento, en Rawson, y luego de 290 familias de la villa Madre Teresa de Calcuta, en el departamento Pocito.

Ocho camiones Unimog del RIM 22 y transportes de distintos organismos de Gobierno fueron loe encargados de llevar a cabo la mudanza, que en el caso de algunos vecinos de la villa Madre Teresa de Calcuta, significó apenas cruzar la calle para ocupar las flamantes viviendas construidas por el Gobierno Provincial.

Acompañaron al mandatario provincial en la oportunidad, el ministro de Infraestructura y Tecnología, Tomás José Strada; el secretario de Obras Públicas, Carlos Gil; el intendente de Pocito, Sergio Uñac y el diputado departamental, Néstor Aballay; el jefe del RIM 22, teniente coronel, Alberto Quiñones, entre otros funcionarios.

El gobernador Gioja se dirigió en primer término hasta la villa Los Cilindros, donde los vecinos estaban cargando sus pertenencias en los camiones que habría de llevarlos a su nuevo destino. El ingeniero Gioja conversó con los vecinos, interesándose por la situación de cada uno de ellos, recibiendo el agradecimiento por la oportunidad de acceder a una vivienda con las comodidades y servicios básicos.

A medida que las precarias viviendas de adobe, ubicadas frente al barrio La Estación, iban quedando desocupadas, las topadoras de Vialidad Provincial procedían a su demolición para evitar nuevas ocupaciones, y dejando libre ese predio a disposición de la Municipalidad de Rawson.

Seguidamente, el gobernador Gioja y la comitiva de funcionarios se trasladó hasta la villa Madre Teresa de Calcuta, ubicada a unos 500 metros al sur de Calle 5 y 200 metros al oeste de calle Lemos, para observar la marcha de la parte más grande del operativo, ya que en este caso se trasladó a 290 familias. Estas y las otras 35 familias de la villa Los Toneles, fueron trasladadas al Barrio Madre Teresa del Calcuta, construido por el IPV en un terreno contiguo a la villa.

El ingeniero Gioja destacó que en el caso de esta villa, no se producía el desarraigo de las familias, dada la proximidad del barrio que ahora las alberga, y que esta erradicación era la última del año.

En su recorrida por la villa, el gobernador pudo observar la precariedad de las viviendas en que vivían y el deterioro sufrido con la lluvia caída en la noche anterior y que en algunos casos las había dejado no aptas para ser habitadas.

Finalmente, el ingeniero Gioja compartió la otra parte de la historia, el momento en que las familias comenzaban a descargar sus pertenencias de los camiones y a ubicarlas en sus nuevas casas de dos dormitorios, cocina comedor, baño, con sus correspondientes servicios de agua, energía eléctrica y gas.

Algunas de las viviendas han sido especialmente diseñadas para albergar a personas con discapacidades y es por eso que cuentan con baños especiales, rampas de acceso y puertas interiores más anchas.

El complejo habitacional, cuenta además con sede para la unión vecinal, playón deportivo y una plaza, que en los próximos días seguramente se verán desbordadas por los 1.100 niños recién llegados al barrio.

Comentá la nota