Familias desalojadas por el operativo del Belvedere exigen al Municipio una solución

Las mujeres que fueron desalojadas con sus hijos por la Policía, de un lote que la Justicia restituyó a un particular y que estaba ocupado por la Comunidad Paisil Atriao. Ahora están alojadas en el albergue municipal del barrio El Once, pero se niegan a desocuparlo de no lograr una respuesta del Dr. Ricardo Alonso. Apoyo de la Confederación Mapuche y de la CTA

Las tres mujeres relacionadas con la comunidad mapuche Paichil Antriao que fueron desalojadas con tres niños durante un fuerte despliegue de las fuerzas especiales de la Policía de Neuquén continuaban ayer en el albergue municipal, en el predio del gimnasio Enrique Barbagelata.

Una de las mujeres, Yenni Altamirano, pidió ayer una solución habitacional a la Provincia porque aseguró que no tiene dónde vivir con su madre y sus dos hijos, de 8 y 9 años.

Reconoció que la comunidad Paichil Antriao fue la única que le dio un lugar donde poder vivir con su familia. Pero tras el desalojo, afirmó que no sabe qué harán. Junto con ellas hay una joven, con un bebé, que también vivía en las tres casillas que fueron desmanteladas durante el desalojo del lote que la Justicia restituyó a William Henry Fisher.

El juez en todos los fueros de Villa La Angostura, Jorge Videla, falló a favor de Fisher y ordenó la restitución del lote, de unas 10 hectáreas, ubicado en el cerro Belvedere, que los mapuches habían ocupado en octubre de 2005, según consta en el fallo.

Los efectivos de la Comisaría 28 intentaron tres veces ejecutar la orden judicial, pero los mapuches resistieron. Sin embargo, el miércoles se llevó adelante el desalojo con la participación de más de 65 efectivos de los grupos especiales de la Policía de Neuquén, que llegaron procedentes de la capital neuquina, Junín y Zapala. Los policías sorprendieron a Altamirano, con su madre, y sus hijos, quienes no opusieron resistencia. Desde ese momento están alojadas en el albergue municipal, junto con la joven y su bebé.

Pero ayer funcionarios del Ejecutivo municipal les pidieron que desalojaran el lugar y ofrecieron a cambio alojarlas en un altillo, en el edificio de la Terminal. También se comprometieron a darles comida, un aporte de dinero y gestionar una solución habitacional. Pero las mujeres se negaron a abandonar el lugar porque desconfían de las autoridades municipales. Además, indicaron que el lugar que les ofrecen no tiene baño ni cocina.

En el Gobierno municipal hay malestar con la Provincia, porque advierten que convalidó un desalojo sin prever dónde quedarían las familias desalojadas y ahora la Municipalidad debe encontrar una solución.

La CTA se solidarizó con la comunidad mapuche

La Mesa de la Central de Trabajadores Argentinos (CTA) de San Martín de los Andes, manifestó su repudio por el desalojo de las familias mapuches que ocupaban un terreno en Villa La Angostura, y expresaron su solidaridad con el reclamo de la comunidad Paichil Antriao.

Por otro lado, llamaron a construir el diálogo entre los aborígenes y las autoridades provinciales, y valoraron la reunión que mantuvieron días atrás en esta localidad el gobernador Jorge Sapag y Fidel Colipan, integrante de la Confederación Mapuche del Neuquén.

A través de un comunicado, la CTA expresó su reconocimiento a la lucha de la comunidad Paichil Antriao "para recuperar un espacio territorial de uso histórico, en el marco de los derechos reconocidos en nuestra legislación nacional y provincial".

Asimismo manifestaron su "indignación a la brutal actuación de un grupo de parapoliciales acompañados por el Secretario de Seguridad de la Provincia de Neuquén y un fiscal, tirando abajo tres viviendas de los pobladores del lugar en forma totalmente arbitraria y violatoria del actual marco político y jurídico en materia de derechos de los Pueblos Originarios".

También criticaron al gobierno provincial, señalando que "no encuentra otra respuesta a este planteo que la violencia y la negación total de derechos legítimos y jurídicamente reconocidos, a pesar de la vigencia de la Ley Nacional 26.160 que prohíbe los desalojos en territorios indígenas".

"Esperamos que se pueda iniciar una etapa de diálogo, tantas veces solicitada por las autoridades del pueblo mapuche, única forma de superar los conflictos, en pos de una relación de respeto mutuo y de reconocimiento de derechos ya normados en la legislación nacional y provincial", concluyó el texto del documento de la CTA.(LM Neuquén)

Comentá la nota