Más de 340 familias ven cumplido el sueño de tener un hogar propio

Un complejo de 342 viviendas, quedó inaugurado ayer en la localidad de Curuzú Cuatiá. Es la mayor obra de infraestructura edilicia que el Estado correntino realizara en la historia de esta comunidad. Fuertes emociones se palparon en el marco de la entrega de llaves a los adjudicados.
Autoridades del Gobierno provincial inauguraron este viernes el complejo más grande de viviendas en la historia de Curuzú Cuatiá, con un acto en el cual entregaron las llaves y la correspondiente documentación a las familias adjudicadas, futuras propietarias.

Un total de 342 casas que según el interventor del Instituto de Viviendas de Corrientes (INVICO), que encabezó la extendida ceremonia "por su calidad, tamaño e infraestructura", son las más bonitas que construyó el organismo que conduce.

En la oportunidad Balestra lamentó la ausencia del gobernador Arturo Colombi, explicando que "me llamó y me dijo que los doctores le impidieron venir".

A su vez, el funcionario destacó que "la obra se hace para uso y goce del pueblo y es el mismo pueblo el que con sus impuestos financia las casas para quienes más lo necesitan", y aseguró que "nosotros propusimos abaratar costos para construir más, pero Arturo exigió que las casas se hagan así de lindas como las ven".

En cuanto a los detalles el interventor del Invico explicó que cada una de las viviendas fue construida en su totalidad con ladrillos correntinos y recordó que muchas veces la obra se retrasó por la poca oferta del material.

Las 342 casas construidas cumplen con las normas de calidad que el país dispuso para las viviendas sociales, y en ese marco establece que las unidades habitacionales deben tener 44 metros cuadrados, pero éstas fueron edificadas con un total de 55 metros cuadrados para mayor comodidad de sus habitantes.

Se precisó también en esta oportunidad que la Ley de adjudicación de viviendas sociales establece que el 5 por ciento de las casas construidas deban ser entregadas a familias que tengan personas con discapacidad, pero el Gobierno provincial cumpliendo con la normativa y atento a la realidad local elevó ampliamente ese porcentaje, a un 16 %.

Sin embargo durante la realización de la obra el Invico tuvo que sortear no pocos inconvenientes, ya que a la falta de materiales, se sumó la calidad del agua; "debimos perforar más de 150 metros para conseguir agua de buena calidad", explicó Balestra.

Al inicio del acto el diácono Miguel Torelo bendijo las llaves y agradeció al Estado provincial por atender las necesidades de las familias; luego César Pintorelli, uno de los curuzucuateños beneficiados, agradeció en nombre de todas las familias.

Comentá la nota