300 FAMILIAS SE BENEFICIAN CON LA EXISTENCIA DE UN "BANCO DE LA BUENA FE".

El ministro de Salud y Acción Social, Angel Giano, estuvo en el Centro Integrador Comunitario (CIC) del barrio Sagrado Corazón, de la ciudad de Gualeguaychú, donde participó de una jornada con microemprendedores que integran el Banco Popular de la Buena Fe, promovido en aquella ciudad por la Fundación INKA. En total los cinco bancos –tres de Gualeguaychú, uno de Urdinarrain y otro de Concepción del Uruguay– benefician a 300 familias.

El ministro estuvo acompañado por el coordinador de Programas Especiales, Daniel Irigoyen; el coordinador de la Comisión Nacional del Programa de Promoción del Microcrédito para el Desarrollo de la Economía Social de la Nación, Aberto Gandulfo, y el intendente local Juan José Bahillo.Giano destacó el funcionamiento del Banco Popular de la Buena Fe y la gestión de Daniel Irigoyen, puesto que consideró es una herramienta que "le cambia la vida a la gente, no sólo en lo económico sino en lo social".

En ese sentido, evaluó la importancia de poner los mecanismos financieros al servicio de la sociedad, generando dispositivos de inclusión social que privilegian la promoción por encima del asistencialismo. Después de la visita al CIC y de entrevistarse con un importante número de microemprendedores, Irigoyen señaló: "El lunes, junto con el ministro Giano y el intendentes Bahilo estuvimos en el CIC de Gualeguaychú con la Fundación INKA, que lleva adelante un proyecto del Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, que consiste en un sistema de microcréditos". Explicó que "este sistema promociona pequeños préstamos a través de ONG para pequeños emprendedores; es muy parecido al que todo el mundo conoce de bancos que prestan, pero con una característica totalmente distinta al sistema bancario común, que es inaccesible para este tipo de personas". Irigoyen distinguió entre el funcionamiento de un banco que opera en el sistema financiero y el Banco Popular de la Buena Fe señalando que el primero "presta dinero con una tasa de interés y lo primero que hace es exigir garantías; acá, en este banco es totalmente distinto porque el Banquito basa la garantía en la confianza y en la solidaridad"; y añadió: "un emprendedor es garante del otro y así se forman grupos de emprendedores que con un acuerdo solidario se garantizan posibilitando que puedan surgir pequeños emprendimientos". En Gualeguaychú el Banquito funciona desde agosto de 2008. El coordinador informó que "tiene un cupo de 300 créditos para cinco bancos, de lo que en Gualeguaychú tres funcionan en los barrios La Cuchilla, Sagrado Corazón y Saturnino sur; otro funciona en Urdinarrain y otro en Concepción del Uruguay". También agregó que "cada banco dispone de un cupo de 60 créditos a 10 meses y después se renuevan". Irigoyen precisó que "en Gualeguaychú ya estamos terminando -a esta altura de abril ya se han dado 285 créditos- casi en su totalidad"; y resaltó: "Es importante visualizar que la devolución de los pequeños emprendedores es del 87%, lo cual nos asegura el éxito de la continuidad de los préstamos y de los bancos. Aquí hay que recalcar que la garantía es la palabra empeñada y nada más, y ahí es donde se diferencia del sistema bancario común. Acá los préstamos y pequeños préstamos se adaptan a las necesidades y posibilidades concretas de la gente".

En este sentido señaló: "Si se quiere, es una contribución más a la economía hogareña, la mayoría de los prestatarios son mujeres que de esta manera colaboran con pequeños emprendimientos". Por último, convocó a participar de este tipo de iniciativa que contribuyen a desarrollar herramientas de la economía social que generan inclusión social desde la promoción: "Es muy importante participar de los CIC y ver lo bien que le ha ido a la gente. En este momento en que la mala noticia a través de los medios es la novedad, acá cada uno cuenta lo bien que le ha ido y las posibilidades que les brindó acceder a un pequeño crédito que les ha cambiado la vida". Cambio de vida Por su parte, Giano destacó que "ésta es la política de desarrollo social, fomentando el emprendedorismo y la economía social que queremos ejecutar con el Consorcio para el Microcrédito que conformamos en Entre Ríos, con Caritas y el Consejo Empresario Entrerriano y que desde hace cuatro años llevamos adelante con el gobernador Sergio Urribarri desde el Microbanco de Cafesg, convencidos de las posibilidades que se abren cuando las herramientas de la economía se piensan y se pone al servicio de la comunidad organizada".

"Hay personas a las que les ha ido bien no sólo económicamente sino que les ha generado movilidad social, son personas distintas, porque los Banquitos no se forman individualmente, sino a partir de acciones que se han afincado en el territorio", señaló el ministro Giano y agregó que "las reuniones son entre vecinos de un mismo barrio, que se conocen y cuyas decisiones mejoran la vida de ese mismo barrio; esto es totalmente distinto a la visión que uno tiene de la economía y la vida, acostumbrado a que funciona dentro de un sistema y esto apunta a algo totalmente distinto. Esto es un sistema solidario que promueve la organización en el territorio y sobre todo la organización solidaria".

Comentá la nota