Familias argentinas esperan por sus hijos haitianos

Quieren adoptarlos e iniciaron trámites en la isla, pero no saben cuándo podrán reunirse con ellos
El terremoto que el martes último arrasó con Puerto Príncipe, la capital de Haití, también destrozó la ilusión de varias familias argentinas que habían iniciado los trámites de adopción de niños haitianos, una tendencia que comenzó en los últimos años ante la falta de respuesta que muchas parejas encuentran en la Argentina a la hora de adoptar.

Luego de constatar, varias horas después del sismo, que los niños estaban vivos, ahora la angustia pasa por la espera y por saber si sus hijos reciben suficiente agua y comida. El temor de que se contagien alguna enfermedad también sobrevuela en el corazón de estos padres que desde el martes no descansan en paz.

La abogada Fabiana Quaini, especialista en derecho internacional que se dedica a la tramitación de adopciones en países extranjeros, entre ellos Haití, aseguró a LA NACION que los niños de los orfanatos con los que trabaja están a salvo. Y que ahora lo primordial es ver de qué manera pueden sacarlos de allí para reunirlos con sus padres adoptivos.

"Hace dos días que estoy trabajando para ver de qué manera podemos hacer llegar a República Dominicana una niña de un año y siete meses que fue adoptada por una familia mendocina. Sólo faltaba tramitar el pasaporte, pero ahora, con lo que pasó, no saben cuándo van a poder reunirse con ella", explicó Quaini.

Según la abogada, en Haití hay unos 600 orfanatos, de los cuales 20 funcionan muy bien y están reconocidos por Unicef. En general, estos veinte hogares se encuentran en la afueras de la ciudad, por lo que no sufrieron las terribles consecuencias del terremoto. Quaini asegura que los niños alojados en los orfanatos Les Brebis de Saint Michel de l´Attalaye, For his Glory, Maison des enfants de Dieu y Maison des Anges están a salvo.

Atrapados sin salida

El problema es que el juzgado que concentraba la mayoría de la adopciones se derrumbó y se perdieron los expedientes de adopción. En algunos casos, los orfanatos tienen copias de documentación y a través de ellos se buscarán acelerar los procesos.

La colaboración del gobierno haitiano y de la Cancillería argentina también será vital para rescatar a los niños, que no sólo están atrapados entre escombros sino también entre papeles que no aparecen y que pueden alargar la espera, justamente en momentos en que el tiempo apremia.

"La situación es desesperante, no se sabe si van a tener comida por mucho tiempo y si la ayuda llega a los hogares. Se van a tener que tomar medidas urgentes para que los niños sean dados en adopción en forma rápida porque a medida que pasa el tiempo crecen las posibilidades de contraer enfermedades. Haití hoy por hoy es un criadero de bacterias", dijo Quaini.

Según estadísticas oficiales de 2008, entre 1800 y 2000 niños haitianos fueron dados en adopción ese año a familias de todo el mundo. Francia, Estados Unidos y Canadá encabezan la lista de países adoptantes.

Aunque la Argentina está muy lejos de estos países, Quaini asegura que las adopciones de niños haitianos ha crecido en el país los últimos años. Y vaticina que esta tendencia seguirá en ascenso.

La Argentina envió más ayuda

* Un segundo Hércules partió ayer de la base aérea de El Palomar con una planta potabilizadora de agua, seis baños químicos, insumos médicos y alimentos para Haití, mientras el primer avión, que había despegado anteayer, aguardaba en Santo Domingo la autorización para aterrizar en el congestionado aeropuerto de Puerto Príncipe. "Estimamos mañana a la mañana [por hoy] poder ir a Puerto Príncipe", dijo el titular de Cascos Blancos, Gabriel Fucks, que viajó a bordo del primer Hércules, que tiene previsto volver al país en breve con el cuerpo del gendarme argentino muerto en el sismo, Gustavo Gómez.

Comentá la nota